Este viernes la atención de los mercados la monopolizará el informe de empleo estadounidense no agrícola del mes de abril

Cartel feria del trabajo Estados Unidos

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los principales índices bursátiles europeos cerraron ayer, en lo que fue su primera sesión del mes de mayo, en su mayoría a la baja, lastrados por el mal comportamiento de algunos grandes valores, entre ellos algunos del sector de la tecnología y del sector de la distribución minorista, así como del BBVA, cuya operación de compra del Sabadell (SAB) no ha sido bien recibida por los inversores.

Así, y a pesar del positivo comportamiento de los precios de los bonos, que ayer recuperaron algo del terreno cedido en las últimas sesiones de abril, y de la apertura al alza de Wall Street, las bolsas europeas se mostraron incapaces de recuperar el buen tono, continuando en muchos casos las tomas de beneficios en los valores que mejor lo han venido haciendo desde comienzos de ejercicio. Cabe destacar, igualmente, la gran volatilidad que están mostrando muchos valores tras presentar las compañías sus cifras trimestrales, lo que viene a reflejar que, en gran medida, en estos momentos los mercados están en manos de los traders.

En Wall Street la sesión de ayer fue más bastante positiva. Así, y tras haber encadenado índices como el S&P 500 varias sesiones consecutivas a la baja, ayer todos los principales índices de este mercado cerraron con significativos avances, apoyados en el buen comportamiento de los grandes valores tecnológicos y de los del sector de servicios de comunicación. También destacó ayer el rebote que experimentaron muchos valores de pequeña y mediana capitalización, lo que llevó al Russell 2000 a cerrar la jornada con una fuerte ganancia, del 1,8%. En este buen comportamiento de este tipo de valores, todos ellos muy sensibles a la evolución de los tipos de interés, tuvo mucho que ver la fortaleza mostrada ayer por los precios de los bonos estadounidenses, lo que conllevó una sensible relajación de sus rendimientos desde los niveles más elevados del año. Todo parece indicar que ayer los inversores hicieron una segunda lectura del resultado de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed), siendo en este caso algo más positivos. Así, el hecho de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, viniera a descartar en la rueda de prensa posterior a la reunión la posibilidad de que el banco central fuera a subir tipos y que el tono que empleó en su comparecencia fuera menos agresivo del esperado, parece que sirvió para tranquilizar algo los ánimos de los inversores, tanto en los mercados de bonos como de acciones.

Hoy la atención de los mercados la monopolizará el informe de empleo no agrícola del mes de abril que se dará a conocer en Estados Unidos esta tarde. En ese sentido, cabe destacar que Powell, en su intervención ante la prensa el pasado miércoles, ligó directamente la posibilidad de que la Fed comience a bajar sus tasas oficiales al hecho de que el mercado laboral estadounidense se debilite. Es por ello por lo que, en esta ocasión, unas cifras de empleo algo peores de lo esperado -no mucho peores- serán bien recibidas por los inversores, mientras que unas cifras que superen lo proyectado por los analistas provocarán nuevas tensiones tanto a los mercados de bonos como de acciones estadounidenses, contagiando a su vez a los europeos.

En principio, y a la espera de la publicación de los mencionados datos, esperamos que hoy las bolsas europeas abran al alza, siguiendo de esta forma la estela dejada ayer por Wall Street. Además, ayer, tras el cierre del mercado estadounidense, la multinacional Apple (AAPL-US) dio a conocer sus cifras trimestrales. Si bien éstas mostraron una nueva caída de sus ventas, la quinta en los últimos seis trimestres, el retroceso fue menor de lo “temido” por los analistas -las ventas se vieron lastradas por la caída en China de las de su principal producto, el iPhone, mercado en donde está afrontando una elevada competencia-. Además, el hecho de que la compañía anunciara un gigantesco programa de recompra de acciones propias por importe de 110.000 millones de dólares propició un fuerte repunte de sus acciones (+6%) en operaciones fuera de hora, lo que, a su vez, está propiciando que esta madrugada los futuros de los principales índices bursátiles de Wall Street, en los que mantiene un peso relativo muy elevado, vengan al alza. Por lo demás, comentar que tanto el dólar como los bonos se muestran estables esta madrugada y que el precio del crudo sube ligeramente, apoyado en las dudas que han surgido con relación a un posible acuerdo de alto el fuego en Gaza.