Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 25 de junio de 2017
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 19 de abril de 2017 17:43

El Popular rebota en Bolsa entre rumores de integración

Francisco López | Banco Popular sigue siendo el protagonista absoluto de la Bolsa española. Tras el derrumbe de la acción a raíz de la última junta de accionistas, el valor lleva un par de sesiones con fuertes subidas al calor de los rumores de una posible integración. El mercado da por hecho que la entidad no podrá continuar en solitario y que, por tanto, su prioridad debe ser encontrar un comprador y no apostar por más ampliaciones de capital.

Algunos analistas creen que la recuperación de la acción se debe más a un rebote técnico que a otra cosa, pero lo cierto es que la reacción se está produciendo con un alto volumen de contratación. Solo a media sesión de este martes ya se habían cambiado de manos más de 40 millones de acciones de la entidad, muy cerca de la media diaria de 2017.

 

El mercado apuesta por una integración, aunque ninguno de los grandes bancos ha mostrado últimamente interés en acometer una operación de esta envergadura. El Popular vale menos de 3.000 millones en Bolsa y tiene una cuota de negocio en pymes del 18%, pero mantiene una gran cantidad de activos improductivos en su balance.

 

Además, el negocio bancario en España sigue sin levantar el vuelo a pesar de la mejora de la economía, lo que desincentiva cualquier integración. Los tipos bajos, los activos improductivos y la baja rentabilidad pesan como una losa en la actividad, y los grandes obtienen la mayor parte de sus beneficios fuera de España.

 

El ministro Guindos ha vuelto a reiterar hoy que el Popular no tiene ningún problema de liquidez y solvencia, y que el Gobierno no intervendrá para buscar una solución a la entidad. ‘’Popular es un banco privado. Lo que nos indica el Banco de España es que es un grupo solvente y sin problemas de liquidez. El Gobierno no tiene nada que decir. El futuro del banco lo tendrán que decidir sus accionistas. El Ejecutivo sólo vigilará que se cumplen las normas de competencia’’.

 

El Popular se negó a pedir ayudas públicas en su momento para que no quedar estigmatizado, y esa de decisión ha podido volverse en su contra. El FMI ha pedido en su último informe una nueva criba bancaria en Europa para que desaparezcan las entidades que no sean viables.