Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 16 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Martes, 12 de diciembre de 2017 08:30

¿Por qué no preocupa la curva de rendimiento de EEUU?

Deutsche AM | Desde al menos 1970, cada recesión en Estados Unidos ha sido precedida por una curva de rendimiento invertida. Sin embargo, también ha habido curvas de rendimiento invertidas que no fueron seguidas inmediatamente por una recesión, como muestra nuestro gráfico de la semana.

 

 

Una curva de rendimiento invertida es inusual. Se produce cuando los rendimientos a corto plazo aumentan por encima de los rendimientos a largo plazo, o cuando los rendimientos a largo plazo caen por debajo de los rendimientos a corto plazo.

Normalmente, exigiría un rendimiento mayor al comprar, por ejemplo, bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años que aquellos con un vencimiento de dos años. Cuánto más alto depende en parte de qué tan alto se espera que sea el crecimiento económico, la inflación y el camino futuro de las políticas monetarias de la Fed. Esto hace que la curva de rendimiento sea un indicador económico bastante útil y ampliamente observado.

 

Esperamos que la curva de rendimiento de Estados Unidos se aplane aún más. Los escépticos del crecimiento pueden tomar esto como un signo de pesimismo económico. Sin embargo, en promedio, se ha demorado 14 meses hasta que una curva de rendimiento invertida (rendimiento del bono del Tesoro a 10 años menos la tasa de fondos federales) fue seguida por una recesión.

 

Extrapolando el aplanamiento reciente que sugeriría una recesión en algún momento a principios de la década de 2020. Por supuesto, todo esto podría ser menos aplicable de lo que sugiere la historia.

 

A través de la flexibilización cuantitativa, los bancos centrales aparentemente han distorsionado significativamente las curvas de rendimiento. En cualquier caso, actualmente no esperamos que la economía de Estados Unidos caiga en una recesión durante los próximos dos años.