Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 19 de abril de 2018
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 12 de abril de 2018 08:30

La tensión en Siria seguirá pesando a la espera del catalizador de los resultados empresariales

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Como ya anticipamos hace un par de días que podría suceder, la posibilidad de que Estados Unidos junto a varios países aliados llevase a cabo una operación de castigo contra el régimen sirio pesó ayer en el comportamiento de los mercados financieros mundiales.

 

Así, y aunque de forma moderada, se pudo apreciar cierta aversión al riesgo, con los inversores optando por rotar posiciones hacia activos más seguros como los bonos. En la renta variable destacó el comportamiento de los valores energéticos tanto en las plazas europeas como en Wall Street, apoyados en un nuevo repunte del precio del crudo, que se ha situado en los últimos días a niveles de máximos multianuales. Incluso el mayor incremento semanal de lo esperado de los inventarios de petróleo estadounidenses, que publicó ayer la EIA fue obviado por unos inversores que están acumulando posiciones largas en esta materia prima como consecuencia de la tensión generada en Oriente Medio. Así, las posibles represalias de los Aliados contra el régimen de Asad, que tienen el riesgo de generar un enfrentamiento directo con Rusia e Irán, principales aliados del Gobierno sirio, y el ataque con misiles que sufrió ayer la capital saudita, Riad, hacen que el conflicto entre sunitas y chiitas en esta región haya alcanzado su punto más álgido en años.

 

Por lo demás, comentar que ayer la inflación volvió a ser protagonista en Estados Unidos, donde se publicó el IPC del mes de marzo. A pesar de que éste estuvo algo por debajo de lo esperado, consecuencia de la fuerte caída de los precios de la energía en el mes, la inflación subyacente, que excluye para su cálculo los precios estos últimos precios y los de los alimentos no procesados, repuntó, hasta situarse por encima del 2%. Si bien es cierto que el indicador de precios que más sigue la Reserva Federal (Fed), el índice de precios del consumo personal (PCE), sigue por debajo de este nivel, todo parece indicar que lo superará en unos meses. Así al menos lo piensa una parte importante de los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC), tal y cómo se pudo comprobar ayer tras la publicación de las actas de la reunión que mantuvo este organismo a finales del mes de marzo.

 

Está por ver si la inflación estadounidense, apoyada en los mayores precios de los combustibles, se dispara al alza en los próximos meses forzando a la Fed a actuar en materia de tipos de interés de forma más expeditiva de lo que actualmente descuenta el mercado: dos nuevas subidas de las tasas oficiales en lo que resta de ejercicio. Si la probabilidad de que en lugar de dos sean tres las alzas aumenta, este factor se convertirá sin duda en un nuevo obstáculo para que las bolsas recuperen su tendencia alcista.

 

Más a corto plazo, y en lo que hace referencia a la sesión de hoy, señalar que la aparente inminencia del ataque estadounidense y sus aliados a enclaves defendidos por el régimen sirio –de momento se han “subido al carro” Arabia Saudita, Francia y el Reino Unido– creemos que seguirá pesando en el comportamiento de las bolsas europeas cuando abran esta mañana, tal y como lo ha hecho en las asiáticas.

 

Por lo demás, comentar que hoy la agenda macro es bastante liviana, destacando la publicación en Francia del IPC de marzo y las actas de la última reunión del Consejo de Gobierno del BCE, actas que habrá que escrutar en profundidad para determinar cuál es el actual equilibrio de fuerzas dentro del organismo entre los partidarios de ir más rápido a la hora de retirar estímulos y los que, como su presidente Draghi, opinan que el BCE debe mantener por mucho tiempo sus actuales políticas monetarias expansivas.

 

Por último, señalar que hoy algunas importantes compañías, como la gestora BlackRock o la aerolínea Delta, darán a conocer en Wall Street sus cifras trimestrales, actuando como “teloneros” de los tres grandes bancos, el Citigroup, JP Morgan y Wells Fargo, con los que mañana se inicia de forma oficiosa la temporada de presentaciones de resultados trimestrales. En principio, y como ya hemos comentado, los analistas han situado el “listón” muy alto en esta ocasión, lo que nos genera alguna inquietud de cara a la reacción del mercado si las compañías se muestran incapaces de superarlo. En sentido contrario, de hacerlo, este podría ser el catalizador que necesitan los mercados para recuperar el buen tono que mostraron a comienzos de ejercicio.