El PIB mundial alcanzaría niveles pre-crisis en 2021, apoyado por el fuerte crecimiento esperado en China, según la OCDE

Renta 4 | Apertura sin grandes cambios en Europa (futuros Eurostoxx -0,3%, futuros S&P -0,2%), en una jornada en la que en el ámbito macro estaremos pendientes del Libro Beige, que servirá para preparar la próxima reunión de la Fed (16-diciembre) y de la encuesta privada ADP de empleo como primer dato del mercado laboral americano del mes de noviembre y anticipo del informe oficial de empleo que conoceremos el viernes.

En su comparecencia ayer ante el Congreso, Powell confirmó nuestras expectativas de llamamiento a la prudencia en el corto plazo, con una economía americana dañada y sujeta a incertidumbre a pesar de los progresos realizados en las vacunas, que permiten anticipar una mejora económica pero sólo en el medio plazo. En este contexto, Powell y Mnuchin volvieron a solicitar más estímulo fiscal para apoyar la recuperación económica, lo que junto a la reanudación de las conversaciones en el Congreso en torno a un nuevo paquete de estímulo fiscal impulsó las TIRes al alza (10 años +9pb hasta 0,93%) y presionó al USD a mínimos de 2 años hasta 1,21 USD/eur.

En la misma línea de prudencia a corto plazo, la OCDE revisó a la baja sus previsiones para 2021 de +5% en septiembre a +4,2%, un PIB mundial que alcanzaría niveles pre-crisis apoyado por el fuerte crecimiento esperado en China (+8% i.a. 2021, sin cambios vs previsiones septiembre). De forma generalizada la OCDE ha moderado la contracción económica esperada para 2020 vs estimaciones de septiembre, destacando la mejora en 2,8 pp y 1,4 pp hasta -11,6% y -9,1% para España e Italia respectivamente. Para 2021, la revisión del crecimiento esperado por países ha sido a la baja, especialmente intensa en Alemania (+2,8% i.a. vs +4,6% i.a en septiembre) y Reino Unido (+4,2% i.a. vs +7,6% en septiembre). Por el contrario, ha mejorado el crecimiento 2021 estimado para Francia, México y Japón, en +0,2 pp, +0,6 pp y +0,8 pp respectivamente (hasta +6% i.a., +3,6% i.a. y +2,3% i.a.). En cuanto a 2022, si bien el ritmo de recuperación continuará esté será más moderado vs 2021, con un crecimiento del +3,7% i.a esperado a nivel mundial.  Para España, la OCDE no ha modificado su previsión de crecimiento para 2021 del +5% i.a mientras que para 2022 espera un avance del +4% i.a, un crecimiento apoyado por las exportaciones donde advierte que las restricciones locales y la falta de visibilidad de los sectores de viajes y turismo continuarán actuando como freno a la recuperación, y todo ello con unas condiciones del mercado laboral adversas que seguirán penalizando el consumo privado. Las estimaciones de la OCDE toman en consideración un escenario base de una pandemia controlada y la disponibilidad de una vacuna de forma generalizada a finales de 2021, aunque advierte de que aún persisten riesgos a la baja.

Por otra parte, ayer vimos cierto repunte en TIRes europeas (+4 pb en promedio), parte derivado del rebote de TIRes EEUU pero también recogiendo declaraciones de Isabel Schnabel, miembro  del Consejo Ejecutivo del BCE, alertando de que, aunque es previsible un aumento del estímulo monetario por parte del BCE en la reunión del 10-diciembre, la autoridad monetaria no debe dejarse presionar por el mercado para superar las expectativas sino simplemente mantener las favorables condiciones de financiación, lo que podría poner en tela de juicio mucho más estímulo monetario. Se espera que el actual PEPP de 1,35 bln eur se incremente en +500.000 mln eur y ampliación del plazo de compras de junio a diciembre 2021, tanto para impulsar una economía con claro riesgo de recaída en 4T20 por las restricciones a la movilidad como para combatir un IPC que acumula cuatro meses en negativo y para el que el BCE tan solo espera repunte hasta 1,3% en 2022, lejos del objetivo del 2%. El mercado también espera una mejora en las condiciones de las TLTROs.