Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 05 de diciembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 23 de agosto de 2018 08:30

PMIs: ligera recuperación del ritmo de expansión en Europa y ralentización en Estados Unidos

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Finalmente, y tal y como habíamos anticipado que podría ocurrir, los principales índices bursátiles europeos volvieron a ser capaces de revertir por segundo día de forma consecutiva las pérdidas iniciales para cerrar con ligeros avances.

 

En esta ocasión, y a diferencia del martes, cuando se giraron al alza inmediatamente después de la apertura, los inversores mostraron mayores dudas antes de decantarse por las compras. Los problemas políticos y judiciales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pesaron algo al comienzo de la jornada, aunque, poco a poco, fueron siendo “dejados al margen” por los pocos inversores “activos” en estos momentos en los mercados –ayer el volumen de contratación en Wall Street fue el más bajo del año para una sesión completa–, volviéndose a centrar estos nuevamente en los fundamentales de las empresas. De la tendencia generalizada mostrada ayer por las bolsas europeas se desmarcó la italiana, que sigue lastrada por el temor de los inversores a que las intenciones del nuevo gobierno populista en materia de presupuestos terminen chocando de lleno con la Comisión Europea (CE) y con el resto de sus socios en la Zona Euro –ayer los bonos italianos volvieron a ceder terreno, lo que muestra la preocupación de muchos inversores–. Seguimos pensando que la situación política en Italia es uno de los mayores riesgos que afrontan las bolsas de la región en el medio plazo.

 

Destacar el negativo comportamiento que tuvo ayer en las bolsas europeas el sector de componentes para el automóvil tras la inesperada revisión a la baja de sus expectativas de resultados realizada por la compañía alemana Continental. Así, el sector, que había iniciado la sesión al alza, obviando la nueva “amenaza” de Trump de implantar un arancel del 25% a las importaciones de vehículos europeos –como señalamos ayer, Trump hizo estas manifestaciones en un mitin electoral, por lo que entendemos que el sector no las tomó en serio–, giró bruscamente a la baja, lastrado por la fuerte caída de las acciones de Continental, que cedieron al cierre cerca del 14%. En sentido contrario, los valores relacionados con el petróleo y con las materias primas fueron los que mejor comportamiento mantuvieron en las plazas europeas, animados por el repunte de los precios de estas materias primas, en parte consecuencia de la debilidad mostrada por el dólar en las últimas sesiones. El precio del crudo, por su parte, se vio igualmente favorecido por la fuerte caída que experimentaron los inventarios de petróleo estadounidense la pasada semana.

 

En Wall Street los problemas por los que atraviesa la presidencia de Trump tampoco tuvieron el impacto esperado, con los inversores más pendientes de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, que se retomaron ayer en Washington, y de la publicación de las actas de la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC). La publicación de las mencionadas actas no defraudó. Como era esperado, los miembros del Comité se mostraron a favor de llevar a cabo una nueva subida de las tasas de interés de referencia, alza que con toda probabilidad se llevará a cabo en septiembre. Sin embargo, sorprendieron por la relevancia que le dieron a las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y al negativo impacto potencial que podrían terminar teniendo en el crecimiento económico estadounidense. Es más, algunos de sus miembros no descartaron que tuvieran que hacer “un alto en el camino” en su proceso de subidas graduales de tipos, si las mencionadas tensiones terminan en una guerra comercial en toda regla. El contenido de las actas, no obstante, tuvo poco impacto en las bolsas estadounidense, que ayer “celebraban” la superación del mercado alcista más largo de su historia, el cual se había extendido desde octubre de 1990 hasta marzo del 2000 –hay analistas que consideran que el mercado alcista se inició en diciembre de 1987, por lo que no aceptan la hipótesis de que ayer se batió esta marca–.

 

En esta Bolsa destacó igualmente el comportamiento de los valores del sector de la energía y, tras muchos días de hacerlo peor que el mercado, de los valores tecnológicos. Por su parte, los índices cerraron de forma mixta, con el Dow Jones quedando algo rezagado por el peso que en este indicador tienen los valores industriales, los cuales reaccionaron ayer de forma negativa a la relevancia que dieron los miembros del FOMC a las tensiones comerciales generadas en los últimos meses por la “agresividad” mostrada por la Administración estadounidense con sus socios comerciales.

 

Hoy la atención de los inversores girará hacia la macroeconomía ya que tanto en la Zona Euro como en Estados Unidos se publican importantes indicadores. Así, en ambas regiones se darán a conocer las lecturas preliminares de agosto de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios –también se publicarán en las dos principales economías de la Eurozona: Alemania y Francia–. En principio se espera que estos índices, que se conocen como PMIs, muestren una ligera recuperación del ritmo de expansión en Europa, donde continuará siendo moderado, y una ligera ralentización del mismo en Estados Unidos, donde viene siendo fuerte. Además, en la Zona Euro también se dará a conocer la lectura preliminar de agosto del siempre relevante índice de confianza de los consumidores. De cumplirse las expectativas de los analistas, no esperamos impacto alguno de estos indicadores en el devenir de las bolsas. Eso sí, de haber sorpresas, especialmente si las lecturas no alcanzan lo esperado por los analistas, volverán las ventas a estos mercados.

 

Señalar, por otro lado, que hoy se publicarán las actas de la última reunión del Consejo de Gobierno del BCE, en las que esperamos sus miembros se reafirmen en su intención de dar por finalizado el programa de compra de activos a finales de año. Será interesante conocer la opinión de los mismos en relación a la evolución reciente de la economía de la Zona Euro, así como de la inflación. También habrá que estar atentos por si, al igual que los miembros del FOMC, los consejeros del BCE dan relevancia al potencial impacto negativo que en la economía de la Zona Euro podría tener una guerra comercial abierta.

 

Para empezar, apostamos por una apertura ligeramente bajista en las bolsas europeas, las cuales, y dependiendo de los acontecimientos, podrían volver a girarse al alza por tercer día de forma consecutiva. El aspecto técnico de la mayoría de los principales índices bursátiles europeos ha mejorado sensiblemente en las últimas sesiones, lo que entendemos apoya nuestra hipótesis.