Los rebrotes de Covid-19 en China dañan al comercio mundial, con los puertos chinos saturados de contenedores y dudas sobre la demanda de petróleo del país

Ciudiad portuario de Ningbo (China)

J.J. Fdez- Figares (Link Securities) | Una vez finalizadas las vacaciones de Semana Santa, en la semana que comienza, algo más corta de lo habitual, influirán factores que han determinado la evolución de los mercados de renta variable en las últimas semanas, a los que se unirán otros nuevos, que podrían ejercer como catalizadores.  

Así, una vez más, destacaremos i) el conflicto bélico motivado por la invasión de Ucrania por parte de Rusia, cuya conclusión no parece cercana, a tenor de los últimos acontecimientos, ii) la elevada inflación que, a pesar de los esfuerzos de los bancos centrales de comprometerse al uso de todas sus herramientas para disminuirla, se mantendrá en niveles altos, al menos durante todo este año, iii) los rebrotes del coronavirus en China, que han provocado confinamientos de ciudades enteras, de la importancia industrial de Shanghai, con efectos importantes sobre el precio del petróleo y el comercio global, y iv) los resultados empresariales, que tras los presentados por las grandes entidades bancarias en EEUU en los últimos días, “saturarán” a partir de esta semana las jornadas bursátiles de los inversores. 

En lo que respecta a la guerra de Ucrania y Rusia, parece que las negociaciones se han dejado de lado, al centrar Rusia sus esfuerzos en consolidar sus posiciones en el Dombás comenzando una ofensiva militar en los últimos días, con el objetivo de unir las dos regiones y Crimea, y dejar a los ucranianos prácticamente sin acceso al Mar de Azov. Los rumores actuales indican que el presidente de Rusia, Putin, querría culminar su victoria en dicha zona antes del 9 de mayo, y “ofrecer” la misma en la misma fecha en que se celebra el Día de la Victoria de los Aliados sobre los alemanes en la Segunda Guerra Mundial. No obstante, desde EEUU se advierte que el conflicto podría extenderse hasta finales de este año. 

A la espera de las próximas reuniones de mayo de los bancos centrales, de gran importancia, ya que se espera que la Fed inicie el proceso de subidas de tipos de interés de referencia, la semana pasada fue el Banco Central Europeo el que reiteró su compromiso de cumplir con su mandato de combatir la inflación con todas sus herramientas, uniéndose así a los compromisos previos de otros bancos centrales como la Reserva Federal de EEUU y el Banco de Inglaterra (BoE). Sin embargo, la subida de los precios energéticos, y de los precios de las materias primas que producen tanto Rusia como Ucrania, está afectando a los márgenes de las compañías, ya que no todas tienen facilidad para trasladar el aumento de costes a sus clientes. Adicionalmente, el aumento de precios está influyendo de forma negativa en el consumo de los particulares.  

Además, desde China llegan noticias de fallecimientos por los nuevos rebrotes del Covid-19, y del aumento de contagios, con más de 20.000 diarios, a pesar de los esfuerzos del Gobierno chino por implementar el “Covid-cero” aplicando confinamientos en ciudades tan importantes como Shanghai, uno de los centros industriales más relevantes del país. Como derivada, el comercio mundial se está resintiendo, con los puertos de China saturados de contenedores y con la incertidumbre de la demanda de petróleo del gigante asiático, lo que mantiene el precio de esta materia prima, holgadamente por encima de los $ 100 por barril, tanto en su vertiente Brent, como en la West Texas.  

A todos estos factores se suma a partir de esta semana la temporada de resultados empresariales trimestrales, tanto en EEUU como en Europa, tras haber presentado los suyos las principales entidades bancarias estadounidenses. Reiteramos que los inversores tendrán más su enfoque puesto en las previsiones futuras que los gestores comuniquen al mercado, más que en los resultados pasados, ya que el listón puesto por los analistas es tan bajo que consideramos factible que la gran mayoría de las compañías supere las estimaciones de los analistas. Creemos que esta temporada de resultados será clave para que los inversores puedan hacerse una “composición de lugar” de dónde se sitúa cada compañía en el entorno complejo actual, en el que se está constatando una pérdida de confianza tanto de los negocios como de los particulares. Por ello, creemos que en caso de que las compañías muestren una mayor debilidad en sus previsiones de la esperada por los inversores, podrían sufrir un castigo en sus cotizaciones, mientras que, en caso contrario, podrían ser “premiadas” por los mismos. 

En lo que se refiere a la agenda macroeconómica de la semana indicar que, a pesar de que hoy será ligera y únicamente se publicarán los permisos de construcción y las viviendas iniciadas del mes de marzo en EEUU, contaremos con citas relevantes, como la publicación el miércoles del Libro Beige de la Fed, que nos ofrece una situación actualizada de la economía estadounidense, o la publicación el jueves de la lectura final del IPC de la Zona Euro de marzo, y el índice de sentimiento de los consumidores de abril de la región, de gran importancia por lo reseñado con anterioridad. Finalmente, cerraremos el viernes con los índices adelantados de los gestores de compras de los sectores manufactureros y de servicios, los PMIs, de abril tanto de la Zona Euro como de sus dos principales economías, Alemania y Francia, y también del Reino Unido y EEUU. Creemos que los mismos constataran una ralentización de la actividad de los mismos, aunque consideramos factible que se mantengan, en su gran mayoría, aún en territorio expansivo.  

Por lo demás, esperamos que la sesión de hoy comience con una apertura ligeramente a la baja en Europa, siguiendo la estela de las pérdidas experimentadas ayer por los índices de renta variable estadounidense, y a pesar de la mejora de los índices asiáticos esta madrugada. Posteriormente, serán las noticias procedentes del conflicto bélico, los resultados empresariales y el comienzo de la sesión en Wall Street los que determinen el cierre de la sesión.