Se espera una nueva caída del PIB de la Eurozona en términos intertrimestrales, con la economía de la región otra vez en recesión técnica

PIB de la Eurozona

J.J. Fdez-Figares (Link Securities) | Las bolsas europeas fueron de más a menos durante la jornada de AYER, cerrando sus principales índices en su mayor parte con sensibles descensos, en una nueva sesión de consolidación, en la que los inversores “aprovecharon” el repunte de los rendimientos de los bonos a largo plazo como excusa para reducir algunas posiciones. Este hecho, el incremento reciente de las rentabilidades de los bonos, conjuntamente con las buenas cifras trimestrales que están presentando las entidades de crédito de la región, está favoreciendo el comportamiento en bolsa del sector bancario, que ayer fue el que mejor se comportó. Ello ha permitido al Ibex-35 mejorar en términos relativos en los últimos días el comportamiento del resto de principales índices bursátiles europeos, impulsado por el elevado peso relativo que mantiene el sector en el índice, lo que le llevó ayer a cerrar a su nivel más alto del año –el Selectivo español acumula una rentabilidad en lo que va de ejercicio del 9,3%, tras haber recuperado casi el 14% desde sus mínimos anuales-. 

En sentido contrario, ayer el sector del automóvil, al que la carencia de semiconductores en el mercado está forzando en muchos casos a revisar a la baja sus expectativas de producción, especialmente de cara al 2T2021, fue el que peor comportamiento tuvo en las bolsas europeas. Así, en los últimos días varios fabricantes, entre ellos Volkswagen, Tesla y Ford, han alertado a los inversores del impacto negativo que en sus producciones puede tener en el corto plazo la escasez de chips. No obstante, la mayoría de fabricantes siguen siendo positivos de cara al conjunto del ejercicio, ya que esperan un fuerte repunte de la demanda una vez que se levanten las restricciones impuestas por las autoridades para combatir la expansión de la pandemia en la mayoría de los países desarrollados. 

En Wall Street, por su parte, la sesión también fue bastante “movida”, con los índices yendo durante la misma de más a menos y de menos a más. En este mercado la renta variable se movió durante toda la jornada al son que marcaron los bonos del Tesoro. Así, la sensible caída de los precios de estos activos tras la publicación de la primera estimación del PIB estadounidense del 1T2021 y de los datos de desempleo semanales -en ambos casos las lecturas mostraron una economía que se está recuperando a un ritmo muy elevado; que propició un repunte significativo de los rendimientos de los bonos a largo plazo -el del bono del Tesoro a 10 años tocó su nivel más alto en dos semanas-, propició un giro a la baja de la renta variable estadounidense tras haber comenzado el día claramente al alza, lo que llevó a los principales índices de Wall Street a entrar en terreno negativo. Poco después, la recuperación de los bonos propició un giró al alza de dichos índices, los cuales fueron capaces de cerrar el día con avances, muy cerca de sus niveles más altos de la sesión, con el S&P 500 marcando, además, un nuevo máximo histórico. En este mercado, y de forma similar a lo ocurrido en las bolsas europeas, fue el sector bancario uno de los más destacados del día junto al de servicios de comunicación, éste último impulsado al alza por el fuerte repunte que experimentaron ayer las acciones de Facebook (+7,3%), tras haber presentado la noche anterior unas grandes cifras trimestrales. 

Cabe destacar, no obstante, que no todos los valores están reaccionando de igual forma tras ser capaces de superar las estimaciones de resultados trimestrales de los analistas, algo que está pasando tanto en Wall Street como en las bolsas europeas. Es más, compañías que, además, revisan al alza sus expectativas de negocio y resultados para el resto del ejercicio no están viendo reflejados en su comportamiento bursátil estos hechos. Entendemos que, a medio plazo, las mejores cifras sí tendrán un positivo impacto en la evolución bursátil de muchas de ellas, aunque en el corto plazo no lo estén haciendo. De momento, y centrándonos en la bolsa estadounidense, cabe destacar que la temporada de presentación de resultados está siendo extraordinaria. Así, y con el 50% de las empresas integrantes del S&P 500 habiendo presentado ya sus cifras trimestrales, el crecimiento medio del beneficio neto de las mismas se ha situado en el 44% cuando a principios de ejercicio, hace sólo cuatro meses, los analistas barajaban una estimación de crecimiento cercana al 15%.  

Centrándonos ya en la sesión de hoy, cabe señalar que en la agenda macro del día destaca la publicación de la primera estimación del PIB del 1T2021 de la Zona Euro y de sus cuatro principales economías: Alemania, Francia, Italia y España. A diferencia de lo visto ayer en EEUU, se espera que el PIB de la Eurozona haya caído nuevamente en términos intertrimestrales, confirmando que la economía de la región ha vuelto a entrar en recesión técnica. Detrás de este peor comportamiento relativo de la economía de la Europa continental con relación a la estadounidense o, incluso, a la británica, está un proceso de vacunación contra el Covid-19 muy deficiente, que ha impedido a los países poder afrontar con ciertas garantías la nueva ola de la pandemia, llevando a los gobiernos de la región a utilizar la única herramienta en la que confían: las restricciones generalizadas de la movilidad de los ciudadanos y de la actividad de muchas compañías, especialmente de las de servicios que requieren de una mayor interacción personal. Además, durante la sesión también se conocerán en la Zona Euro, Francia e Italia las lecturas preliminares del IPC de abril, lecturas que ayer tanto en Alemania como en España mostraron un fuerte repunte de la inflación en el mes, principalmente por lo que se conoce como “efecto base”, hecho que está poniendo algo nerviosos a algunos inversores. 

Por último, señalar que entre las empresas que HOY publican sus cifras destacan varios bancos, dos españoles, el Sabadell (SAB) y el BBVA, así como el francés BNP Paribas y el británico Barclays. De momento, y como ya hemos señalado antes, este sector es uno de los pocos que está recogiendo de forma favorable las buenas cifras que están publicando las entidades. Además, es uno de los más favorecidos por el repunte de las rentabilidades a largo plazo de los bonos, algo que está directamente relacionado con unas mejores expectativas de crecimiento económico y con el tan esperado repunte de la inflación, al menos de forma coyuntural, algo que muchos agentes del mercado no terminan de creerse que vaya a ser así, ya que piensan que la mayor inflación puede llegar a tener un carácter de tipo más estructural. De ser así, la inflación se podría llegar a convertir a medio plazo en la “mayor amenaza” para los mercados de renta variable occidentales. 

Para empezar, esperamos HOY una apertura de las bolsas europeas ligeramente a la baja. Posteriormente serán los datos macro; los resultados trimestrales de las compañías que publican; y el comportamiento de los bonos los que determinen la tendencia de cierre semanal de estos mercados.