Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 23 de octubre de 2017
Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 09 de octubre de 2017 09:00

La aceleración de los salarios hasta el 2,9% a. apoya el endurecimiento de la política monetaria de la Fed

Intermoney | El viernes, conocíamos que se destruían un total de -33.000 puestos de trabajo en Estados Unidos durante el mes de septiembre, al tiempo que la revisión de la serie arrojaba un total de 71.000 puestos menos.

 

De esta forma, quedaba constancia de que los efectos adversos de la meteorología durante el mes habrían sido más fuertes de lo inicialmente previsto y se habrían centrado, especialmente, en el sector del ocio (-111.000 puestos, el peor dato desde que se inició la serie en 1939).

 

Sin embargo, ciertos factores apuntarían a la excepcionalidad del dato, como el hecho de que un total de 1,5 millones de personas no trabajaran en septiembre por razones meteorológicas (el mayor valor desde 1996). Asimismo, otros elementos apoyarían a la Fed en su endurecimiento paulatino de la política monetaria estadounidense, como la aceleración de los salarios hasta 2,9% a. y la caída de la tasa de paro hasta 4,2%. De la misma forma, sobresalía el aumento de la población activa hasta 161.146.000 y del número de empleados hasta 154.345.000, al tiempo que el subempleo caía hasta 8,3%.

 

Así, los recientes datos de payrolls se unirán a las cifras de puestos disponibles JOLTS (miércoles) del mes de agosto a la hora de permitir evaluar el buen estado del mercado laboral en Estados Unidos. No obstante, más atención acapararán los datos de precios de septiembre: los precios de producción acelerarán hasta 2,6% a. y, más importante, el IPC repuntará cuatro décimas hasta 2,3% a. (hasta 1,8% a. a nivel subyacente). Además, las ventas minoristas excluyendo partidas volátiles (automóviles y ventas en estaciones de servicio) se recuperarán tras caer un -0,1% m. en agosto.

 

En consecuencia, las referencias macroeconómicas de Estados Unidos servirán de apoyo para que los representantes del bando más “hawkish” de la Fed (Williams y Kaplan) rebatan a otros miembros de la entidad que comparecerán durante la semana (Evans y Brainard) a la hora de justificar la menor laxitud de la política monetaria en el futuro. Sin embargo, el terreno institucional vendrá presidido por la publicación de las actas del último FOMC, las cuales dejarán entrever un tono más duro para argumentar la decisión de iniciar en octubre la normalización de su balance. Asimismo, reflejarán un talante más optimista en cuanto al escenario económico, en línea con la revisión de las previsiones (senda de tipos, PIB y mercado de trabajo), mientras que se será más prudente con la lectura de los precios subyacentes para este año.

 

En la UEM, se darán a conocer las cifras finales de inflación de las principales economías del área. De esta manera, se ratificará que, en septiembre, el IPCA de Alemania se mantuvo en 1,8% a., mientras que sus homólogos español, francés e italiano se situaron, respectivamente, en 1,9% a., 1,1% a. y 1,3% a. También destacarán los datos de producción industrial de varios países de la zona euro y destacarán, tal y como adelantan los PMIs manufactureros, los buenos registros de agosto de Francia y Alemania. Respecto a ésta última, también despertará interés la publicación de la balanza comercial de agosto, sobre todo, del fuerte avance de las exportaciones.

 

Las cifras de la Eurozona reflejarán un trasfondo positivo de cara al crecimiento en el medio plazo, el cual será enfatizado por Mario Draghi en su comparecencia del jueves. Asimismo, dicho trasfondo quedará latente en la actualización de previsiones macroeconómicas por parte del FMI; una publicación que verá la luz el próximo martes y se complementará con el Informe sobre Estabilidad Financiera.

 

Finalmente, deberemos estar atentos a las referencias macroeconómicas que provendrán de China. Ya durante el fin de semana, se conocía un nuevo avance de las reservas internacionales, mientras que los PMIs patrocinados por Caixin de este lunes no deberían dar lugar a sorpresas en sus registros de septiembre. Por su parte, la balanza comercial (viernes) reflejará un repunte tanto de las exportaciones como de las importaciones y, si bien hay que tener en cuenta la importancia del efecto base, la mayor demanda de Europa y Estados Unidos jugará un rol fundamental en las ventas de bienes al exterior.

 

En resumen, se avecina una semana en la que, de nuevo, Estados Unidos se llevará el protagonismo. De hecho, ello se notará en los mercados, pues los positivos datos y los mensajes lanzados desde la Fed contribuirán a apuntalar las ventas en los T-Notes y la apreciación del dólar. Por otro lado, tampoco debemos perder de vista las novedades políticas en nuestro país, dado que podrán tener efectos sobre el Ibex.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.