Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 15 de noviembre de 2017 08:00

Japón sigue creciendo (1,4% trim.) a pesar del retroceso del consumo (-1,9%) y el freno de la inversión (-2%)

Intermoney | El PIB japonés moderaba su ritmo de crecimiento en términos reales hasta 1,4% trim. a. en el 3tr17, circunstancia ya descontada y en la que tenía un gran peso el retroceso del consumo de los hogares que caía un -1,9% trim. a.

Así, estábamos ante dos cuestiones que no deben llevarnos a la sobrerreacción, pues se trata del primer retroceso del gasto de los hogares nipones desde el 4tr15 y este se producía después de un buen registro en el trimestre anterior. Además, lo importante para la economía japonesa es la continuidad de los avances con el fin de consolidar un escenario que asigne la confianza suficiente para continuar consumiendo, lo cual se lograba y se confirmaba en las cifras del trimestre anterior, las cuales eran revisadas al alza (de 2,5% trim. a. hasta 2,6% trim. a.).

 

Asimismo, otras partidas relevantes experimentaban contracciones, como la inversión, la cual caía un -2,0% trim. a. o la inversión residencial que cosechaba un retroceso del -3,5% trim. a. No obstante y como venimos diciendo, lo relevante es que Japón continuaba creciendo, al tiempo que la confirmación de los descensos de la producción industrial nipona en septiembre (-1,0% m.) pasaban a ser algo secundario debido a su carácter conocido. El Nikkei, sin embargo, cerraba con un retroceso de -1,5% y su homólogo chino lo hacía en un -0,60%.

 

A modo de apunte adicional de la coyuntura china respecto a lo recogido en el último informe, se impone realizar un par de puntualizaciones en cuanto al menor dinamismo de la producción industrial en el gigante asiático. La necesidad de poner coto a la sobrecapacidad en ámbitos como la siderurgia tenía un impacto directo, pero también los compromisos medioambientales que lastran actividades muy contaminantes como la producción de cemento (-3,1% a.) y otras vinculadas al carbón (-12,6% a.).

 

Por otro lado, aunque moderaba el avance de la propia producción, las ventas minoristas y la inversión residencial (+5,6% a. en octubre), este se producía respecto a un año en el que la economía china superará las expectativas atesoradas a finales de 2016. Además, el freno del avance de la inversión en capital fijo, que se situaba en el 7,3% en el acumulado del año hasta octubre, es acorde con la meta de rebajar el sobredimensionado peso de la inversión en China.

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.