Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 16 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Jueves, 14 de junio de 2018 09:00

La Fed plantea un 2018 con cuatro subidas, hasta 2,25-2,5%

Intermoney | La Reserva Federal no sorprendía y acordaba aumentar los tipos en 25 p.b hasta 1,75-2%, al tiempo que a partir de julio solo reinvertirá los vencimientos que excedan los 24 mm. $ al mes en el caso de los treasuries y los 16 mm. $ cuando se trate de deuda de agencias y valores respaldados por hipotecas.

 

Las anteriores acciones se daban a la sombra de un comunicado en el que sobresalía el tono positivo. El crecimiento no era considerado como moderado, sino que se tildaba de sólido, al tiempo que se señalaba el repunte del consumo de los hogares y el descenso del desempleo en un escenario en el que la inversión continuaba calificándose de fuerte.

 

En conjunto, un tono positivo hacia el actual escenario que encajaba con la tímida revisión al alza de las previsiones de crecimiento de los miembros de la Fed para Estados Unidos. En el caso de 2018, estas pasaban de 2,7% en marzo hasta 2,8% en junio, manteniéndose el avance esperado para 2019 y 2020 en 2,4% y 2,0%, respectivamente. Unas cifras sólidas, sobre todo, si tenemos en cuenta que desde el organismo se sitúa el crecimiento a largo plazo en 1,8%.

 

En la autoridad monetaria estadounidense confían en que Estados Unidos seguirá creciendo por encima de su potencial, al tiempo que dibujan un escenario de pleno. Las previsiones de la tasa de paro eran revisadas a la baja hasta 3,6% en 2018 (-0,2 p.p) y 3,5% para los dos siguientes años (-0,1 p.p), frente a una tasa de largo plazo que era situada en 4,5% por los miembros del FOMC. No obstante, el presidente de la Fed llegaba a señalar que esta cifra podría ser algo inferior y apuntaba las inciertas bandas alrededor de la NAIRU. Así, respecto a lo que Powell atesoraba menos dudas era del elevado crecimiento del empleo en relación al actual momento del ciclo.

 

Desde la Reserva Federal se ahondaba en un escenario de Estados Unidos acorde con un mercado laboral con escasa capacidad ociosa a la sombra de una brecha positiva del crecimiento respecto al potencial, si bien se preveía la reducción progresiva de dicha brecha. En conjunto, las fuerzas resultan favorables para que la autoridad monetaria estadounidense consiga sus objetivos de inflación y, de hecho, la actualización de las previsiones del FOMC reflejaba la confianza a este respecto. Éstas apuntaban tasas del PCE central del 2,0% a finales de 2018 (+0,1 p.p vs estimaciones de marzo) y reafirmaban las cifras de 2,1% para los últimos trimestres de 2019 y 2020.

 

La desaparición de la guía de largo plazo del comunicado de la Reserva Federal no evitaba que sus miembros siguiesen dibujando un escenario medido para las subidas de tipos cuidado, si bien algo menos progresivo. En lo concerniente a 2018, se daba un pequeño vuelco de las estimaciones que llevaba a dibujar un ejercicio con 4 subidas de tipos y un nivel de llegada de 2,25-2,5%, lo cual venía a encajar con las expectativas de mercado. Además, el adelanto de una subida a 2018 daba lugar a un efecto arrastre de cara a 2019, pues se planteaban niveles de llegada de 3-3,25% frente a 2,75-3% del pasado marzo pero las alzas seguirían siendo tres en el próximo año.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.