Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 15 de noviembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 20 de junio de 2018 08:30

En el complejo escenario, mejor aprovechar la rentabilidad por dividendo de IBE, ENG y LOG

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Como anticipamos ayer que ocurriría, la escalada de tensión entre Estados Unidos y China por sus disputas comerciales tuvo un impacto muy negativo en los mercados de renta variable europeos, con los inversores reduciendo posiciones en los valores de corte más cíclico, los de tipo industrial, especialmente los del sector del automóvil, y los relacionados con las materias primas minerales, y optando por incrementarlas en activos “refugio” como los bonos y los valores de corte más defensivo, como fue el caso de las eléctricas, valores que suelen comportarse mejor que el mercado en su conjunto en momentos de elevada incertidumbre.

 

Igualmente, destacó el mejor comportamiento relativo durante la jornada del sector bancario, algo que permitió a índices como el Ibex 35, el FTSE Mib italiano o el Euro Stoxx 50, en los que el sector mantiene una elevada ponderación, cerrar con caídas más moderadas. Al cierre los principales índices bursátiles de la región terminaron con significativas caídas, mientras los bonos se revalorizaron, reduciéndose en consecuencia sus rentabilidades.

 

En el mercado de valores estadounidense la reacción de los inversores fue muy similar, penalizando el comportamiento de los sectores industriales, que son los más expuestos al comercio mundial y, por tanto, los que peor parados podrían terminar saliendo de desencadenarse una “guerra comercial” en toda regla entre Estados Unidos y China. Igualmente, los valores relacionados con las materias primas y el petróleo, producto cuyo precio cedió ayer terreno como consecuencia de la huida de los inversores de los activos considerados como de mayor riesgo y por el nuevo repunte del dólar en los mercados de divisas, fueron penalizados en las bolsas estadounidenses. Por el contrario, y como hemos comentado que ocurrió en Europa, los valores considerados como proxy de los bonos, los de las utilidades, los de telecomunicaciones, los de consumo básico y los de sanidad, que suelen pagar elevados dividendos, fueron los que mejor lo hicieron.

 

Es muy difícil a “estas alturas de la película” determinar en qué puede acabar el proceso de “toma y daca” en el que han entrado los gobiernos de Estados Unidos y China en el ámbito comercial, que se ha materializado en constantes amenazas de implementación de nuevas tarifas, pero lo que sí parece seguro es que los inversores, que hasta hace poco se habían mostrado inmunes al mismo, ahora parece que comienzan a “asustarse”, principalmente por el hecho de que si finalmente se implantan los aranceles –Estados Unidos ya ha amenazado con implantar tarifas sobre $ 450.000 millones de importaciones chinas; casi la totalidad de las mismas– el impacto en el crecimiento económico global podría ser importante.

 

De hecho, ayer el presidente del BCE, el italiano Draghi, en su discurso de apertura del simposio de bancos centrales que se está celebrando en Sintra (Portugal) habló de este factor como uno de los que más riesgo supone para el crecimiento económico de la Zona Euro. Por lo demás Draghi reiteró que la política monetaria acomodaticia del BCE está para quedarse mucho tiempo, al menos hasta que la inflación alcance de una forma sostenible el objetivo de cerca del 2%. Hoy está previsto que vuelva a intervenir Draghi en el mencionado simposio, al igual que el presidente de la Reserva Federal (Fed), Powell. Habrá, por tanto, que estar atentos a lo que digan.

 

Hoy, y a pesar de que el conflicto comercial entre Estados Unidos y China seguirá latente en la mente de los inversores, esperamos que las bolsas europeas abran al alza, intentando recuperar algo del terreno cedido en las últimas sesiones y en línea con el comportamiento que han tenido esta madrugada los mercados de valores asiáticos. No obstante, la postura beligerante mostrada por la Administración Trump en este tema, que apunta a que estaría incluso dispuesto a sacrificar algo de crecimiento económico a cambio de acabar con las que considera inaceptables prácticas comerciales chinas, creemos que a corto plazo seguirá siendo un lastre para las bolsas occidentales, impidiendo un cambio radical de tendencia. No obstante, y como hemos dicho, hoy esperamos que los sectores más castigados en las últimas sesiones intenten rebotar, al entrar en juego los “cazadores de gangas”.

 

Por otro lado, y a un día del comienzo de la reunión de la OPEP en Viena (Austria), señalar que todas las opciones siguen abiertas. Así, entendemos que tanto Arabia Saudita como el mayor productor de crudo del mundo, Rusia, presionarán para aumentar las producciones mientras, otros países como Irán se opondrán drásticamente a modificar el actual acuerdo entre la OPEP y algunos productores de fuera del cártel de reducción de producciones. En este sentido, el ministro de Petróleo de Irán dijo ayer que su país se opondrá en la reunión a cualquier intento de incrementar producciones, algo que está reflejando de forma positiva el precio del crudo esta madrugada en los mercados asiáticos y que debe favorecer hoy al comienzo de la sesión el comportamiento bursátil de las petroleras y de las compañías que les prestan servicios.

 

Por lo demás, y dado el complejo escenario al que se enfrentan las bolsas en el corto plazo, recomendaríamos aprovechar las elevadas rentabilidades por dividendo que ofrecen algunos valores de corte defensivo españoles para tomar algunas posiciones. Entre nuestras apuestas destacaríamos a Iberdrola (IBE), Enagás (ENG) y a Logista (LOG).  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.