La Eurozona está comenzando a recuperarse, dejando atrás la recesión técnica a la que volvió en el 1T2021

Bandera_unión_europea

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los mercados de valores europeos afrontan hoy la última sesión de mayo, mes que ha sido muy positivo para los principales índices bursátiles de la Europa continental, los cuales han mantenido un comportamiento relativo sensiblemente mejor que los estadounidenses y los británicos, sin ajustar la divisa. Así, el inversor que haya hecho caso del tradicional adagio de “vender en mayo e irse” se ha equivocado por completo, al menos en lo que hace referencia al mes actual. Otro caso diferente puede ser lo que ocurra durante el verano, hasta llegar al mes de octubre, que es cuando los “defensores” de este “refrán de mercado” opinan que hay que volver a las bolsas. 

En el mes, y siempre en la Europa continental, han sido los valores más relacionados con el consumo, como los de la distribución minorista, y el ciclo, especialmente los bancos y las compañías del sector del automóvil, los más destacados, mientras que los valores tecnológicos, penalizados por el repunte de los rendimientos de los bonos, activos cuyos precios han caído durante el mes, han sido los peores junto a los de ocio y turismo. Cabe destacar, además, que en Wall Street el Nasdaq Composite ha sido el único de los tres grandes índices que ha cerrado el mes en negativo, lastrado por el mal comportamiento de los valores del sector tecnológico, que se han visto también afectados por la debilidad de los bonos y por el consiguiente repunte de las rentabilidades. 

De este modo, y como viene siendo la norma desde hace meses, en general los activos que más se benefician de la recuperación económica y del repunte de la inflación han mantenido un mejor comportamiento relativo durante el mes de mayo, algo que pensamos continuará, al menos en el corto plazo, teniendo en cuenta que los procesos de vacunación en las principales economías desarrolladas van cogiendo cada vez más ritmo, y que, por ello, las autoridades están en pleno proceso de levantar las restricciones impuestas para intentar frenar el avance de la pandemia. 

Más a corto plazo, y centrándonos en la semana que hoy comienza, cabe señalar que las bolsas europeas continentales no podrán contar con la referencia de Londres ni de Wall Street, mercados que permanecerán cerrados el lunes por la celebración de festividades locales –fiesta de primavera en el Reino Unido y el Día de los Caídos en Estados Unidos–, lo que siempre impacta de forma negativa en los volúmenes de contratación en las principales plazas europeas, que serán más reducidos de los habitual. Por tanto, será a partir de mañana cuando podamos sacar conclusiones sobre el estado de los mercados, en una semana que presenta una agenda macro bastante intensa, de la que destacaríamos la publicación en Europa y EEUU de las lecturas finales de mayo de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas (martes) y de los servicios (jueves), los conocidos PMIs, índices que esperamos confirmen que la economía estadounidense y la británica siguen creciendo a ritmos elevados en el 2T2021, y que la de la Zona Euro está comenzando a recuperarse, dejando de este modo atrás la recesión técnica en la que volvió a entrar en el 1T2021 como consecuencia de la última ola de la pandemia y por las consiguientes restricciones generalizadas a la movilidad de las personas y a la actividad de muchas empresas, impuestas por los distintos gobiernos de la región. Además, el viernes, y en EEUU, se publicarán las cifras de empleo no agrícolas del mes de mayo, cifras que se espera mejoren las decepcionantes dadas a conocer en abril. Cualquier sorpresa negativa en este sentido, podría ser mal recibida en esta ocasión por los inversores. 

Esperamos que hoy, para empezar la semana, los principales índices bursátiles europeos abran entre planos y ligeramente a la baja, en una sesión que, a falta de otras referencias importantes, se publicarán en Alemania, España e Italia las lecturas preliminares del IPC de mayo, que se esperan muestren un sensible repunte de esta variable, principalmente por el efecto base, al haber caído en mayo de 2020 los precios de muchos productos y servicios con fuerza al estar estas economías paralizadas por el impacto de los confinamientos globales impuestos por los gobiernos para intentar frenar la que ya se conoce como “primera ola de la pandemia provocada por el coronavirus de origen chino. 

Además, esperamos que durante la semana continúen las negociaciones a tres bandas entre el Gobierno Biden, los demócratas y los republicanos para alcanzar un acuerdo en lo concerniente al plan de infraestructuras. No creemos que finalmente se llegue a cerrar un acuerdo bipartidista, por lo que lo normal sería que los demócratas aprueben con sus votos en el Congreso el plan de Biden, eso sí, bastante “descafeinado” y más enfocado a los que son las infraestructuras tradicionales, ya que persiste la oposición de los demócratas más moderados con relación a varios puntos del plan. Sea como fuere, los inversores estarán muy pendientes de la marcha de las mencionadas negociaciones, ya que hay mucho dinero en juego del que pueden salir muy beneficiadas muchas cotizadas, tanto compañías estadounidenses como empresas europeas con elevada exposición al mercado de Estados Unidos, como es el caso de las grandes constructoras y de las compañías de materiales.