Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 28 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Viernes, 01 de septiembre de 2017 00:00

El impacto inmediato de la reforma laboral francesa será una caída de la TIR de los bonos

Bankinter | El Gobierno de Francia ha presentado a trámite parlamentario (Asamblea Nacional) una reforma laboral dirigida a mejorar rápidamente el nivel de empleo y dinamizar la economía (PIB del segundo trimestre +1,7% vs +1,1% en el primer trimestre) basada en tres puntos principales

 

  • Reducción del coste del despido. Ahora las indemnizaciones por despido injustificado son de importe ilimitado, dependiendo lo que dicte una sentencia judicial si no hay acuerdo entre las partes. Cuando se apruebe la reforma la indemnización máxima será de 20 meses de salario para antigüedades iguales o superiores a 28 años, siendo la mínima de 1 mes para antigüedades inferiores a 1 año. En las pymes la indemnización máxima será de 2,5 meses a partir de 9 años de antigüedad.

 

  • Modificación de la negociación colectiva, que ahora es obligatoria. La reforma mantiene la opción de alcanzar acuerdos sectoriales, pero éstos dejan de ser obligatorios. Las pymes podrán negociar con un empleado, que no tendrá que estar sindicado ni haber sido elegido por el resto de los trabajadores. Éste podrá presentar propuestas de acuerdos laborales al resto de la plantilla para que sean votados, representando y vinculando a todos los trabajadores de la empresa si salen adelante por mayoría. Además, se reduce el número de comités de trabajadores desde 4 actuales a 2 para hacer la negociación más ágil.

 

  • Para sacar adelante un expediente de regulación de empleo la empresa ya no estará obligada a justificar ante un tribunal, como ahora, una mala situación financiera global de la empresa, tanto en Francia como en sus filiales en el exterior. Sólo deberá justificar la situación en Francia.

 

Positiva. Agilizará la economía y acelerará la creación de empleo. En realidad se trata de una reforma en la línea de lo ya hecho en España y que ha dado buenos resultados. El mercado laboral francés sigue siendo uno de los más inflexibles del mundo. La mejor prueba de ello es que la reducción de la tasa de paro desde su máximo en el peor momento de la crisis ha sido hasta ahora muy modesta (9,2% desde 10,2%; -1 punto porcentual), a diferencia de España (17,2% vs 26,9%; -9,7 p.p.), entre otros ejemplos.

 

Hace razonables y previsibles las indemnizaciones por despido, permite la negociación de los trabajadores con su empresa sin la obligación de llegar a acuerdos colectivos y flexibiliza los ERES. Es casi seguro que será aprobada en la Asamblea Nacional porque el partido de Macron tiene mayoría absoluta. El impacto más inmediato será una cierta caída de la TIR (subida de precios) de los bonos franceses (ahora B10A en 0,665%; B15A 1,047%; B30A 1,745%).  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.