Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 26 de noviembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Martes, 27 de octubre de 2020 00:00

Los mercados están en modo de espera

Edmon de Rotschild | Los inversores están esperando ver un nuevo plan de estímulo en Estados Unidos, los resultados de las elecciones presidenciales, la culminación del Brexit y los avances positivos en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus.

 

 

También están interesados en saber si las nuevas restricciones en Europa tendrán algún efecto en una segunda oleada y ver las directrices corporativas para el cuarto trimestre.

 

Los demócratas trataron de asegurar un acuerdo de estímulo antes de las elecciones, pero los plazos se están retrasando constantemente y la probabilidad de un acuerdo se está desvaneciendo. Naturalmente, la costa estará más despejada una vez pasados los comicios. Joe Biden sigue siendo el favorito de las encuestas de opinión y los demócratas podrían tomar el control del Senado. Si esto sucediera, los mercados podrían esperar el anuncio de un ambicioso paquete de estímulos.

 

Los plazos del Brexit también se están retrasando y como fecha límite, las conversaciones se reanudarán a mediados de noviembre. Por otra parte, las declaraciones de Pfizer y Moderna parecían sugerir que una vacuna podría estar lista para su uso de emergencia a finales de año. Mientras tanto, muchos gobiernos europeos están tratando de evitar el regreso a un confinamiento total mediante la introducción de restricciones. Los datos del índice PMI de Europa apuntaban a una ralentización de los servicios. Las estimaciones iniciales del PMI compuesto de la eurozona para octubre mostraron que bajaba de 50 a 49,4.

 

Los resultados del tercer trimestre deberían tranquilizar a los inversores, pero la incertidumbre prevalece en el trimestre actual. En las próximas dos semanas, el 60% de las compañías del S&P500 reportarán resultados. El 80% del primer 20% que los ha presentado ha sorprendido al alza. Este es el segundo trimestre consecutivo en que los resultados han superado la media histórica. Las defensas han demostrado ser resistentes, pero los resultados reales de los sectores cíclicos han sido particularmente negativos. Es el mismo panorama para Europa, donde los beneficios son los más altos desde 2009.

 

El sentimiento de los inversionistas sigue siendo impulsado por el apoyo de los bancos centrales, los gobiernos y las instituciones. La UE, por ejemplo, emitió su primer bono en el marco del programa SURE, recaudando un récord de 17.000 millones de euros en dos tramos, con un vencimiento a 10 y 20 años. La cartera de pedidos ascendió a 233.000 millones de euros.

 

En nuestra asignación de activos, nos hemos mantenido neutrales en cuanto al apetito de riesgo. El estímulo presupuestario en Estados Unidos y/o una vacuna sería bueno para la inflación y el crecimiento económico, por lo que creemos que ha llegado el momento de reducir el sesgo de crecimiento en nuestras carteras y pasar a una postura más neutral. También hemos aumentado la ponderación de la renta variable japonesa y reducido la exposición de la renta variable europea. Japón tiene la crisis de Covid bajo control y el nuevo gobierno parece aún más decidido a hacer funcionar la economía de nuevo. Esto contrasta un poco con Europa. Después de considerables esfuerzos, el margen de maniobra se ha reducido.

 

En cuanto a la renta fija, nos hemos vuelto más cautelosos en cuanto a la duración, sobre todo teniendo en cuenta los rendimientos mínimos de la deuda pública de la zona euro. Preferimos buscar el rendimiento de los activos diferenciales, y en particular de las obligaciones de alto rendimiento en Europa, así como de la deuda de los países emergentes. 

 

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.