Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 05 de diciembre de 2017 11:00

China: la necesidad de depurar los excesos entre las 'empresas zombies' y sectores sobredimensionados

Intermoney | Los datos de PMIs casi monopolizarán la agenda del día, empezando por las cifras al amparo de Caixin que apuntaban niveles cercanos a los 52 puntos en China, los cuales no ponen en entredicho la actual expansión económica del país. De hecho, resultan más significativas las metas del gobierno para atisbar cuál será el futuro del gigante asiático, que indicadores como los PMIs.

 

Desde las instancias oficiales chinas, se apunta que el objetivo de crecimiento de 2018 reflejará los cambios de la economía, dando prioridad a la calidad sobre la cantidad. En principio y a pesar del anterior planteamiento, parece que la meta de 2018 se establecerá en 6,5%, estribando el mayor cambio en que durante el próximo año no se sentirá la necesidad de sorprender al mercado al alza como ha ocurrido en 2017; ejercicio en el que el avance chino seguramente se sitúe en 6,8-6,9%.

 

El foco chino podrá volver a ponerse en el desapalancamiento de la economía y, en particular, de las empresas, cobrando gran interés el último documento de investigación del FMI sobre esta cuestión. De acuerdo con el mismo, las llamadas “empresas zombies” que a escala china se identifican con compañías estatales cuya supervivencia depende del crédito barato y los subsidios estatales, solo representarían entre el 5 y 9% del total de la deuda corporativa china a finales de 2016. Por su parte, la deuda correspondiente a sectores con sobrecapacidad (siderurgia, carbón, aluminio…) representarían otro 16% de la deuda corporativa. Unos porcentajes que deben ser puestos en el contexto de una deuda corporativa que asciende al 166% del PIB.

 

En otras palabras, actuar solo sobre el segmento más vulnerable de las empresas chinas no serviría para reconducir el conjunto de la deuda corporativa hacia niveles sostenibles; opinión que compartimos con lo recogido en el documento del FMI. Sin embargo, depurar los excesos entre las “empresas zombies” y sectores sobredimensionados, sí serviría para que las compañías en mejor disposición no afronten la competencia desleal de las anteriores, pudiendo acceder al crédito y los recursos laborales, entre otras cuestiones, en mejores condiciones. Una circunstancia que los investigadores del FMI calculan en un impulso del crecimiento del PIB en 0,7-1,2 p.p al año durante los próximos 10-15 años.

 

En otras palabras, más que los PMIs de China, deberíamos continuar vigilando de cerca la deuda del país, pero también los vencimientos de deuda a escala mundial que para 2018 se situarán cerca de los 2,5 billones $. Sin embargo, estamos ante cifras y cuestiones con ramificaciones más allá de la propia jornada del martes, imponiéndose retornar a aspectos con mayor influencia en los próximos días.