Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 17 de enero de 2018
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 06 de diciembre de 2017 09:00

Las negociaciones del brexit y la reforma fiscal de Trump seguirán pesando en los mercados

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Las Bolsas occidentales cerraron ayer de forma mixta, sin grandes cambios, en una sesión en la que los valores relacionados con las materias primas se convirtieron en un lastre para los índices como consecuencia del desplome que experimentaron los precios de algunos de estos productos –el cobre cedió el 4,5% en una de sus peores sesiones de los últimos dos años–.

 

Esta dinámica, que tiene su origen en el temor a que el crecimiento de la economía china se ralentice en los próximos meses, ha continuado hoy de madrugada en los mercados asiáticos, penalizando a las compañías mineras y a las relacionadas con estos productos, algo que entendemos se extenderá a los mercados europeos esta mañana. Así esperamos que valores como ArcelorMittal (MTS), Acerinox (ACX), o las grandes mineras británicas como Rio Tinto o BHP Billiton sufran la presión de las ventas desde primera hora del día.

 

Además, la sesión de ayer estuvo muy condicionada por la política tanto en las plazas europeas como en las estadounidenses. En las primeras el hecho de que el Reino Unido y la UE no hayan sido capaces por el momento de cerrar la primera fase de las negociaciones del brexit con éxito ha generado cierta intranquilidad entre los inversores, que ven como el tema se enquista sin solución aparente y sin que alguna de las partes, especialmente el Gobierno del Reino Unido, que está en una posición de debilidad, salga mal parada por esta situación.

 

En Estados Unidos, por su parte, los inversores están siguiendo muy de cerca las negociaciones entre los Republicanos de la Cámara de Representantes (cámara baja del Congreso de Estados Unidos) y los del Senado (cámara alta) para conciliar los dos proyectos de ley de la reforma tributaria aprobadas en sendas cámaras. Se espera una solución para antes de Navidades, lo que permitiría al presidente Trump cerrar el año con un éxito legislativo, aunque habrá dificultades dadas las diferencias que existen entre ambas leyes. Además, y también en el Congreso se está negociando una extensión –en principio sería de dos semanas, hasta el día 22 de diciembre– para que el Gobierno Federal pueda financiarse durante este periodo ya que el próximo viernes 8, de no tomarse medidas, puede quedarse sin fondos.

 

En principio, y aunque como se ha podido ver en lo que va de legislatura, el sectarismo político es muy elevado actualmente en Washington, no creemos que en el corto plazo los Republicanos se vayan a “pegar un tiro en el pie” dejando a su Gobierno sin fondos para seguir operando. A medio plazo, la situación es más compleja y deberá alcanzarse un acuerdo trasversal, en el que participen los Demócratas. El próximo jueves los líderes de ambos partidos se reunirán con el presidente Trump para tratar el tema. Así, y de momento, ambos factores políticos condicionarán el comportamiento de los mercados financieros del país, desde el de divisas hasta el de renta variable, pasando por el de bonos.

 

En este sentido, señalar que ayer en Wall Street la rotación sectorial iniciada hace unos días, en la que los inversores vendían valores tecnológicos, realizando beneficios, y compraban valores de los sectores que consideraban que más se beneficiarían de la nueva ley tributaria, se paró ayer de momento –esta madrugada en las Bolsas asiáticas ha vuelto la presión sobre los valores de corte tecnológico–, los que con diferencia mejor se han comportado en los que va de ejercicio-. Así, los “cazadores de gangas” aprovecharon para acumular nuevas posiciones en los valores que más habían sufrido las ventas de los inversores en las últimas sesiones, especialmente los tecnológicos con el grupo conocido comoFANG (Facebook, Amazon, Netflix y Alphabet, matriz de Google) a la cabeza.

 

Hoy, y a para empezar, esperamos una apertura a la baja de las Bolsas europeas, que seguirán de esta forma la estela dejada esta madrugada por las Bolsas asiáticas, entre las que destaca la fuerte caída del Nikkei japonés, lastrado por la renovada fortaleza del yen frente al dólar, lo que siempre penaliza a las compañías japonesas orientadas a la exportación.

 

Como hemos señalado ya, los valores relacionados con las materias primas y los tecnológicos se convertirán al comienzo de la sesión en un lastre para los índices en una sesión que en la Bolsa española estará condicionada por la celebración del Día de la Constitución, fiesta de ámbito nacional que no impide que abra el mercado. Así, esperamos que la actividad en esta Bolsa sea muy limitada, al estar muchos agentes del mercado de vacaciones.