Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 15 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en Noticias Premium Viernes, 09 de febrero de 2018 08:00

Susan Athey: "Es un misterio por qué tanta innovación no se refleja en los datos de productividad"

Ana Fuentes | Considerada una de las primeras economistas tecnológicas, Susan Athey fue consultora de Microsoft durante seis años y hoy es consejera de Expedia, Rover y Ripple. Además es miembro de la National Academy of Science desde 2012 y fue la primera mujer en ganar la medalla John Bates Clark que se otorga al mejor economista estadounidense.

 

 

 

El mundo crece al 3,5% pero quizás lo haría mucho más si tuviéramos en cuenta todo el aporte de la digitalización, ¿cómo lo ve?

 

Es un debate entre economistas, y un gran misterio, ¿por qué hemos visto semejante innovación tecnológica en nuestras vidas –todos nos damos cuenta de que somos mucho más productivos en el trabajo, gracias a usar tecnologías de la información– y sin embargo eso no se refleja en los datos de productividad? Yo no tengo la respuesta mágica, pero imagino que hay muchos beneficios que están llegando a los consumidores de una forma que no se refleja en las gráficas, en los precios. Proveer servicios de mayor calidad no cuesta necesariamente más y los precios reflejan los costes, y el valor se está filtrando a los consumidores en forma de excedente. Si dejas a tus hijos que vayan al parque solos y llevan un teléfono, puedes localizarlos cuando quieras. El poder acceder a información que es muy valiosa para ti... Esa clase de ventajas no se reflejan en la producción o en los precios. Y es un reto medirlas.

 

Y mientras, tendremos redundancias...

 

Sí, en una empresa al mismo tiempo van a convivir administrativos que gestionen las facturas y los propios empleados que las remitan por internet, aunque al final la compañía acabe eliminando la redundancia. Eso lleva un tiempo porque hasta que no se acabe sustituyendo la última tarea que desempeñaban esos trabajadores no se eliminará el puesto. Otro ejemplo que conozco bien es el cloud computing. Muchas empresas están moviendo aplicaciones internas a la nube. Mientras lo hacen, todos sus técnicos informáticos están ocupadísimos reescribiendo todo el código para la migración. Cuando hayan terminado, ya no serán necesarios porque el sistema nuevo es más ágil y muchas de las tareas que les ocupaban como la seguridad o el mantenimiento de la red se harán a escala en la nube, por los proveedores de servicios de la nube. Y muchas de las apps que ellos manejaban de hecho se pueden sustituir por esos servicios nuevos. Así que durante la transición pareces menos productivo, porque estás pagando el coste de la nube y el de moverte a ella, y para las empresas grandes eso supone una inversión cuantiosa durante varios años, pero al final llegas a un punto en el que primero necesitas a menos gente y segundo, puedes innovar mucho más rápido.

 

PARA LEER LA ENTREVISTA COMPLETA ACCEDA A LA ZONA PREMIUM