Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 18 de julio de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 10 de julio de 2018 08:30

El brexit se complica por momentos aunque las bolsas europeas obvian el problema

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | La semana comenzó en los mercados de valores occidentales con “buen pie”, siguiendo la positiva estela dejada el viernes por Wall Street, lo que permitió a los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerrar al alza.

 

Detrás de este positivo comportamiento hubo, en nuestra opinión, dos factores: i) la falta de nuevas noticias sobre el conflicto comercial iniciado el viernes entre Estados Unidos y China, con la imposición mutua de nuevos aranceles; los inversores esperaban que la retórica que vienen usando ambas administraciones se elevara tras el inicio de la vigencia de las mencionadas tasas arancelarias; y ii) la fortaleza que está mostrando la economía estadounidense, así como los indicios de que el crecimiento de la economía alemana, el motor de la Zona Euro, podría haber tocado fondo a principios del 2T2018 y, a partir de mayo, habría comenzado a recuperarse. En este sentido, señalar que las cifras de exportaciones e importaciones alemanas del mes de mayo, dadas a conocer ayer por Destati, parece que lo confirman.

 

Así, y en un día en el que los inversores optaron por incrementar sus posiciones de riesgo, los sectores que mejor lo hicieron en las bolsas europeas fueron los relacionados con las materias primas minerales, el petróleo y los de corte tecnológicos, mientras que los de corte defensivo, como las utilidades, los de alimentación o los de telecomunicaciones se quedaron algo rezagados.

 

En Wall Street ese mayor “apetito” por el riesgo se dejó notar en la caída de los precios de los bonos y en el consiguiente repunte de sus rentabilidades, lo que benefició el comportamiento en la sesión de los valores bancarios y lastró el de los valores defensivos como las utilidades, las telecos y las inmobiliarias patrimonialistas que, además, compiten con los bonos por el favor de los inversores al ser su mayor atractivo las elevadas rentabilidades por dividendo que ofrecen.

 

Por lo demás, comentar que el proceso del brexit sigue complicándose por momentos para el Gobierno británico, que ayer vio cómo dos cargos de gran relevancia en el mismo dimitían por el intento de la primera ministra May de “suavizar” la salida del Reino Unido de la UE, en lo que hace referencia al mercado único de bienes. Este tema, el brexit, está de momento siendo obviado por las bolsas europeas continentales, y los vaivenes que se están produciendo en las negociaciones entre el Reino Unido y sus socios de la UE solo están teniendo reflejo en el mercado de divisas, especialmente en lo que concierne a la libra esterlina. A medida que se acerque la fecha límite establecida para que se haga efectivo el brexit, ya en 2019, y de continuar el proceso tan embarullado como está en estos momentos, entendemos que los inversores volverán a centrar su atención en el mismo y en sus potenciales negativas consecuencias para la economía de la UE en su conjunto.

 

Hoy, y a la apertura de las bolsas europeas, esperamos que continúe el buen tono mostrado por estas ayer, en una sesión en la que destacaríamos en el ámbito macroeconómico la publicación en Alemania de los índices ZEW de julio, indicadores que miden la percepción que sobre la economía de este país tienen los grandes inversores y analistas. En principio se espera que los índices se estabilicen tras varios meses de caídas ininterrumpida, algo que, de confirmarse, sería bien recibido por los inversores. Por lo demás, señalar que los mercados seguirán muy pendientes de las noticias/rumores que se conozcan en relación al conflicto comercial entre Estados Unidos y China. En este sentido señalar que ayer la canciller alemana Merkel, aprovechando su reunión con el primer ministro chino, Li Keqiang, criticó las políticas proteccionistas y abogó por el libre mercado, en una clara referencia a la postura del Gobierno estadounidense en el que, por otro lado, no creemos que estos comentarios vayan a hacer “mucha mella”.