Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 20 de agosto de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en Noticias Premium Lunes, 06 de agosto de 2018 08:00

Europa al pairo

Juan Pedro Marín Arrese | Holanda ha liderado una fronda hanseática para dejar en vía muerta las propuestas de reforma de la Eurozona acordadas por Merkel y Macron.

 

Cuando más necesitaba Europa cerrar la brecha abierta por el Brexit, defenderse frente al proteccionismo de Estados Unidos y superar el abandono por este país de su liderazgo entre las democracias occidentales, sus divisiones internas le paralizan. Al estado de práctica rebelión frente a los valores esenciales de la Unión en que se instalan algunos países del Este se ha unido la peligrosa deriva demagógica de un pilar como Italia. Para colmo, la presión migratoria ha sembrado la disensión en el gobierno alemán, debilitando seriamente a Angela Merkel en un momento en que tanto está en juego en el Viejo Continente. Se ha evitado in extremis una crisis de alcance a costa de congelar proyectos y ambiciones clave en el futuro europeo. El rescate de la Canciller se ha cobrado un elevado precio. Abandonando su inveterado papel de fiel escudero de Alemania, Holanda ha liderado una fronda hanseática para dejar en vía muerta las propuestas de reforma de la eurozona acordadas por Merkel y Macron. A menos que en próximas Cumbres se consiga enderezar el rumbo, Europa corre el riesgo de perder un inaplazable tren para levantar cortafuegos antes de que su economía pierda fuelle, lo que ineludiblemente ocurrirá antes o temprano. Los actuales vientos de cola otorgan la falsa impresión de poder posponer sine die el debate sobre el necesario arsenal para afrontar una coyuntura desfavorable. Un ejercicio de alto riesgo cuando retumban los tambores de una guerra comercial susceptible de enconarse de improviso y la economía italiana amenaza con ofrecer una saga de sucesivos disgustos.

 

Para afrontar este delicado panorama, tan solo se registran tímidos avances en el perfeccionamiento de la Unión Bancaria, de alcance meramente cosmético. De hecho, en la reciente Cumbre de finales del pasado mes, solo se ha acordado arbitrar en el seno del MEDE un backstop que sirva de soporte al Fondo Único de Resolución.

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLEO SUSCRÍBASE A LA ZONA PREMIUM