Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 10 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 08 de agosto de 2018 08:30

Con el 85% de los resultados del S&P 500, el BPA se encamina hacia una subida un 24% interanual

Paula Sampedro (Link Securities) | A falta de referencias macroeconómicas de calado, la atención de los inversores se centra estos días en los resultados trimestrales.

 

 

Señalar que, según las estadísticas de FactSet, tras las publicaciones de resultados de ayer, y con alrededor de un 85% de las compañías que componen el S&P 500 habiendo publicado resultados, el beneficio por acción del 2T2018 se encamina hacia una subida un 24% interanual. Además, ayer el sector energético se vio impulsado por una nueva subida del crudo tras la reimposición de sanciones a Irán por parte de EEUU. Destacar también que las acciones de Tesla (TSLA) volvieron a subir con fuerza (+11%) después de que su presidente, Elon Musk, tuiteara que estaba pensando excluir a la compañía de Bolsa a un precio de 420 dólares/acción, precio que supone una prima del 23% respecto al cierre del lunes –todavía no hay una decisión firme al respecto–.

 

Tal y como hemos indicado, la agenda macro ayer volvió a ser ligera. En Europa, la producción industrial de Alemania en junio fue peor de lo esperado, algo que ya habían adelantado en cierta medida las decepcionantes cifras de pedidos industriales publicadas el lunes, por lo que no tuvo impacto en los mercados. Por el contrario, en Estados Unidos la cifra de puestos de trabajo vacantes de la encuesta JOLTS reflejó la fortaleza de la economía estadounidense, pero vino a confirmar las dificultades que tienen las empresas para contratar trabajadores cualificados, lo que limita su expansión y podría acabar traduciéndose en un repunte de la inflación. Además, esta mañana China ha publicado su balanza comercial de julio con un descenso de su superávit comercial mayor de lo esperado, debido a un crecimiento mayor de lo esperado de las importaciones, mientras que las exportaciones han seguido creciendo con fuerza. Se espera que el impacto de los aranceles impuestos por EEUU sobre las exportaciones chinas se deje notar realmente a partir de las cifras de agosto, aunque parte del efecto de estos aranceles esté siendo compensado por la depreciación del yuan.

 

Igualmente, hoy la agenda macroeconómica volverá a ser muy liviana, destacando sólo la publicación de las cifras de producción industrial de junio de España y el índice de sentimiento empresarial de julio del Banco de Francia. Así, los inversores deberán esperar al jueves y viernes para que se publiquen datos macroeconómicos de peso, en este caso los índices de precios de producción (jueves) y de consumo (viernes) de EEUU. Estas cifras cobran especial relevancia en un momento en el que la economía estadounidense está creciendo “a toda máquina” y en la que los últimos indicadores ya están dando síntomas de estrés tanto en la cadena de suministro como en el mercado laboral. Mientras tanto, creemos que las bolsas se mantendrán en un compás de espera.