Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 25 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 14 de septiembre de 2018 08:30

Lejos de los activos con exposición a Turquía a pesar de la bien recibida subida de tipos

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Las bolsas europeas cerraron ayer de forma mixta, lejos de los máximos del día. La noticia de que Estados Unidos estaba dispuesta a volver a sentarse a la mesa con China para tratar sus desavenencias comerciales, algo que de momento debería retrasar la entrada en vigor de nuevas tarifas arancelarias a las importaciones chinas, ejerció de catalizador de estos mercados durante las primeras horas de la sesión, impulsando al alza a los valores industriales, que son los que más vienen sufriendo en sus cotizaciones la incertidumbre creada por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y sus socios.

 

 

Posteriormente, la noticia de que el Banco Central de Turquía había incrementado sus tipos de referencia a corto plazo desde el 17,75% hasta el 24%, en contra de los deseos del presidente del país, Erdogan, fue muy bien recibido por los inversores, lo que se reflejó especialmente en el comportamiento del sector bancario. En la Bolsa española el principal “favorecido” por esta decisión, que provocó la fuerte revalorización de la lira turca (subió cerca del 5%) fue el BBVA, la entidad europea con mayor exposición al mercado turco, a través de su filial Garanti. 

 

En este sentido, señalar que la decisión del Banco Central turco, si bien es la correcta, ya que debe servir para moderar las tensiones inflacionistas que sufre el país –la inflación ronda el 17%–, creemos que puede terminar abocando al país a una recesión económica, algo que si la inflación seguía subiendo también habría llegado. Es por ello que consideramos tanto la reacción de ayer de la lira turca como de los valores expuestos al país como algo puntual. Tampoco tenemos claro si la máxima autoridad monetaria del país podrá ganar “el pulso” que echó ayer al presidente Erdogan, cada vez con más poder y sin límites para aplicarlo. Es por ello que nos mantendríamos lejos de los activos con exposición al país.

 

Al cierre, el positivo impacto de los dos factores mencionados, la reducción momentánea de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y la subida de tipos en Turquía, se fueron diluyendo, lo que provocó que los índices europeos cedieran terreno durante las últimas horas de la sesión.

 

Por lo demás, señalar que el Banco Central turco monopolizó gran parte de la atención de los inversores con su inesperada decisión, restando protagonismo a las reuniones que celebraron durante la jornada el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) y el Consejo de Gobierno del BCE. Si bien ambas instituciones cumplieron con lo previsto y no modificaron los principales parámetros de sus políticas monetarias, creemos importante destacar dos temas: i) el BoE dijo que ha comenzado a notar nuevamente cierta inquietud en los mercados por el brexit, y ii) el presidente del BCE, Draghi, se mostró más optimista de lo que esperábamos sobre la solidez de la recuperación económica en la Zona Euro, algo que nos sorprendió positivamente.

 

En cuanto a Wall Street, decir que este mercado sigue a los suyo, volvió a cerrar al alza, agrandando cada día más la divergencia generada entre su comportamiento y el del resto de mercados mundiales. La gran pregunta es cuánto puede durar esto y cómo acabará: i) con Wall Street cediendo terreno hasta ponerse a la altura del resto de las bolsas, o ii) con el resto de mercados recuperando lo perdido en los últimos meses. El tiempo lo dirá. De momento, ayer fueron los valores tecnológicos, liderados por Apple –la presentación de sus nuevos productos fue muy bien recibida– y por los semiconductores, que recuperaron gran parte de lo perdido el día antes, los que “tiraron” del mercado.

 

Hoy, y visto lo ocurrido en Asia, mercados en los que los principales índices han seguido escalando posiciones, esperamos que las bolsas europeas abran al alza. El principal catalizador será nuevamente la menor tensión entre Estados Unidos y China en materia comercial, y ello a pesar del tweet publicado ayer por el presidente estadounidense Donald Trump, en el que afirmó que es China la que está más presionada para alcanzar un acuerdo comercial, nuevo ejemplo de cómo Trump puentea a sus colaboradores cuando éstos intentan rebajar la tensión entre ambos países y en los mercados, tensión que, sin embargo, parece motivar al presidente. 

 

Por último, y en lo que hace referencia a la agenda macroeconómica, destacar que esta será intensa en Estados Unidos, con la publicación esta tarde de las ventas minoristas y de la producción industrial de agosto, dos variables que deben confirmar la fortaleza por la que atraviesa de la economía estadounidense.