Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 24 de abril de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 03 de enero de 2019 08:30

Entre los mayores riesgos a corto/medio plazo: que se confirme el escenario de ralentización mundial

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Tras un inicio de sesión muy negativo, los principales índices bursátiles europeos fueron, poco a poco, recuperando terreno durante la sesión para cerrar de forma mixta, lejos de los mínimos del día.

 

 

Tal y como esperábamos, la constatación de que el sector de las manufacturas de China había experimentado una ligera contracción en el mes de diciembre volvió a hacer saltar todas las alarmas en los mercados financieros, confirmando el peor temor de los inversores: que el conflicto comercial entre Estados Unidos y China está comenzando a pasar factura a la economía del gigante asiático y, en menor medida, a la economía mundial. Así, y desde el inicio de la jornada, las compañías cuyas actividades están más ligadas al ciclo económico como las industriales o las relacionadas con las materias primas minerales fueron las más castigadas en las bolsas europeas. En sentido contrario, los valores de corte defensivo como las utilidades, los del sector de la sanidad o las grandes telecos se comportaron mejor que el mercado en su conjunto. Destacar la positiva evolución que experimentaron durante las últimas horas de la sesión las petroleras, animadas por el brusco giro alcista que dio el precio del crudo en la jornada, tras conocerse que Arabia Saudita había reducido sus exportaciones de crudo a Estados Unidos y China.

 

En Wall Street la sesión fue parecida, yendo de menos a más, lo que permitió a los principales índices cerrar con ligeros avances. Destacar que en este mercado también fueron los valores relacionados con el petróleo los que mejor lo hicieron, mientras que los de corte más defensivo, y a diferencia de lo ocurrido en las plazas europeas, se quedaron algo rezagados.

 

Es importante resaltar que, a pesar del giro al alza que experimentaron las bolsas europeas y estadounidenses durante la jornada de ayer, otros activos, de los catalogados como defensivos, tales como los bonos soberanos o el yen japonés, siguieron atrayendo el interés de los inversores, lo que muestra que éstos siguen teniendo dudas acerca del escenario al que se enfrentan los mercados en los próximos meses.

 

En ese sentido, y como comentábamos ayer, será importante que tanto las cifras macroeconómicas que se vayan conociendo como los resultados trimestrales que presenten las cotizadas cumplan con las expectativas de los analistas, algo que puede no ocurrir si nos atenemos a lo anunciado ayer por la multinacional Apple tras el cierre de la bolsa estadounidense. Así, la compañía advirtió de que sus ventas en el trimestre recientemente finalizado no alcanzarán lo previsto como consecuencia de la mayor debilidad de lo esperado que ha mostrado la demanda de sus productos, especialmente de sus iPhones, en los países emergentes, concretamente en China. Las acciones de Apple fueron duramente castigadas en operaciones fuera de hora, como lo han sido esta madrugada en las bolsas asiáticas que están abiertas –la de Tokio sigue cerrada hasta mañana– las compañías proveedores de Apple y, en general, las del sector tecnológico, algo que esperamos también se produzca en Europa, cuando abran las bolsas esta mañana.

 

Uno de los mayores riesgos que afrontan las bolsas a corto/medio plazo es que se confirme el escenario que han descontado los inversores en los últimos meses, es decir, que la ralentización económica mundial vaya a más y que ello termine pasando factura los resultados de las compañías cotizadas. Revisiones a la baja de estimaciones como la realizada por Apple ayer van a hacer mucho a daño a la Bolsa, sobre todo si se convierten en algo “habitual”.

 

Para empezar, hoy esperamos una apertura a la baja de las bolsas europeas, que se verán lastradas al comienzo de la sesión por las fuertes caídas que vienen mostrando los futuros de los principales índices bursátiles estadounidenses desde que Apple realizó el mencionado anuncio. Los valores del sector tecnológico y los de corte cíclico serán los más castigados, mientras que los defensivos volverán a ejercer de refugio.

 

Por lo demás, comentar que de momento el gobierno Federal estadounidense seguirá cerrado parcialmente ya que la reunión que mantuvo ayer el presidente Trump con los líderes demócratas y republicanos del Congreso acabó sin acuerdo. Este tema, aunque inicialmente tendrá un impacto marginal en el crecimiento económico estadounidense, no ayuda a calmar los ánimos de los inversores que ven en ello la constatación de que la situación política en Estados Unidos puede complicarse sensiblemente a partir de ahora al estar el control de las cámaras dividido.

 

Por último, y en lo que hace referencia a la agenda macro del día, destacar la publicación en Estados Unidos esta tarde de los datos de empleo privado del mes de diciembre, así como del índice adelantados de actividad del sector de las manufacturas del mismo mes, el ISM manufacturas. Ayer su equivalente, pero elaborado por la consultora IHS Markit, el PMI manufacturas, mostró una nueva ralentización del ritmo de expansión de la actividad en el sector en el citado mes, aunque, éste sigue siendo moderadamente sólido a diferencia que en Europa, donde empieza a ser algo preocupante la debilidad por la que atraviesa el sector.