Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 21 de enero de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 08 de enero de 2019 08:30

Los mercados agradecen el acercamiento comercial: tanto Trump como Xi necesitan cerrar un acuerdo

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Las bolsas europeas se mostraron ayer incapaces de mantener el buen tono mostrado el pasado viernes, cerrando sus principales índices de forma mixta y sin grandes variaciones. 

 

Así, y a diferencia de otros mercados mundiales como los estadounidenses, la renta variable europea fue incapaz de capitalizar la batería de noticias positivas que en el ámbito económico, financiero y comercial se han ido conociendo en los últimos días: i) las excelentes cifras de empleo, correspondientes al mes de diciembre, que se publicaron el viernes en Estados Unidos, y que alejan de momento que la economía del país entre en recesión, al menos en el corto/medio plazo; ii) las declaraciones del presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, en las que se mostró más receptivo a lo que “los mercados le vienen diciendo” al banco central estadounidense al afirmar que adaptarían sus políticas monetarias a la realidad económica, sin que hayan establecido un camino predeterminado; y iii) los avances en las negociaciones comerciales entre los gobiernos de Estados Unidos y China, que comentaremos más adelante. Todos estos factores, que sí sirvieron para impulsar nuevamente a los índices estadounidenses en la sesión de ayer, fueron obviados en las plazas europeas, en las que pesaron otros factores, principalmente los de corte político.

 

En este sentido, destacar que el brexit entra en una fase determinante, con la primera ministra británica, Theresa May, intentando sacar adelante su propuesta de acuerdo con la UE, propuesta que probablemente será rechazada por la Cámara de los Comunes del Parlamento británico la semana que viene –la fecha del 15 de enero parece ser la escogida para la votación–. De ser así, May se vería en un grave apuro, siendo factible que volviera a presionar a sus socios en la UE para lograr concesiones, algo también poco probable. May “amenazará” tanto a nivel interno como externo con el tan temido brexit duro, táctica que no creemos que vaya a salir bien. Mientras, las encuestas apuntan actualmente que una mayoría significativa de británicos rechazaría la salida de la Zona Euro en un nuevo referéndum, algo que es probable que “obligue” a las distintas fuerzas políticas a convocar un nuevo referéndum, escenario que no es del todo descartable.

 

Además, otro factor político que pesó ayer en las bolsas europeas, concretamente en la francesa, fue el recrudecimiento de las protestas de los denominados “chalecos amarillos”. El movimiento, muy desvirtuado en la actualidad al haber caído en manos de los radicales de extrema derecha y extrema izquierda, está convirtiéndose en un serio problema para la presidencia de Macron, hasta hace poco la “gran esperanza blanca” del europeísmo. El temor de muchos inversores es que en las elecciones al Parlamento europeo las fuerzas radicales y populistas de ambos espectros políticos ganen mucho terreno, haciendo muy complicado avanzar en la cohesión económica y política de la región, dejando a ésta muy debilitada de cara a poder afrontar con solvencia una nueva crisis económica.

 

A diferencia de lo ocurrido en Europa, las bolsas estadounidenses sí fueron capaces ayer de sacar partido a la mejora del escenario al que se enfrentan, lo que permitió a sus principales índices cerrar la sesión nuevamente al alza, consolidando de esta forma las ganancias en el ejercicio –cabe recordar que las dos primeras sesiones de 2019 fueron las peores registradas por los índices de Wall Street desde el año 2000–. De esta forma, las noticias sobre el aparente positivo avance de las negociaciones comerciales iniciadas ayer entre las delegaciones estadounidenses y chinas fueron bien acogidas por unos inversores que volvieron a apostar por los valores más ligados al ciclo y por los de crecimiento, dejando de lado a los catalogados como defensivos. Señalar que el hecho de que el viceprimer ministro chino, Liu He, el principal asesor económico del presidente Xi Jinping, participara en las negociaciones gustó mucho a los inversores, al igual que las declaraciones positivas sobre la marcha de las mismas realizadas por el secretario de Comerio estadounidense, Ross, y por el propio presidente Trump. Como venimos defendiendo desde hace tiempo, entendemos que tanto Trump como a Xi “necesitan” cerrar un acuerdo lo antes posible ya que el mismo creen que les reportará un importante rédito político. Además, el hecho incontestable de que la disputa comercial entre ambos países está comenzando a pasar factura a ambas economías –en mucho mayor grado a la china–, es un toque de atención para ambos dirigentes.

 

Hoy esperamos que las bolsas europeas sí recojan de forma positiva las noticias que sobre las mencionadas negociaciones se han conocido en las últimas horas, al menos al comienzo de la jornada, en una sesión que presenta una agenda macro interesante con la publicación en Alemania de la producción industrial de noviembre y en la Zona Euro de los índices de confianza sectoriales del mes de diciembre, que elabora la Comisión Europea (CE) y que esperamos que vuelvan a deteriorarse ligeramente respecto al mes precedente. Por la tarde, y ya en Estados Unidos, se conocerá el índice de sentimiento de las pequeñas empresas, correspondiente al mes de diciembre, la oferta de empleo de noviembre y la balanza comercial de este último mes, balanza comercial que recibirá la atención de los inversores, sobre todo en lo que hace referencia a la evolución del saldo deficitario de Estados Unidos con China.

 

Por lo demás, señalar que los inversores en Europa seguirán atentos a las noticias que lleguen desde el Reino Unido en relación al brexit, factor éste que va a condicionar el comportamiento de los mercados de la región en el corto plazo, al menos hasta que no se vislumbre una solución razonable al caos político que se ha generado en el país, caos que puede terminar afectando también al resto de la UE.