La actividad de las empresas de la eurozona marca máximos de un año a las puertas de la rebaja de tipos

Fernando Marcos (Intermoney) | En el plano macro de la sesión de ayer, los JOLTS en EE. UU., registraron el nivel más bajo de los últimos tres años. Supone 1.2 puestos de trabajo por cada persona parada y la lectura del mercado resultó bastante positiva. Un mercado laboral frágil aumenta las expectativas de recortes y así lo interpretó el mercado. El impacto en la renta fija fue inmediato, con descensos de rentabilidades en el T-Note a 4.33% cayendo a su nivel más bajo desde principios de abril y el Bund 2. 53%. En la renta variable el impacto, aunque positivo, parece algo menor. Europa terminó cerrando a la baja, lastrada por sectores tradicionales, sobre todo el bancario y la inteligencia artificial y el bitcoin siguen siendo los valores favoritos de los inversores.

Lo más destacable desde oriente son las declaraciones de subgobernador del Banco de Japón, Ryozo Himino, alertando sobre que los movimientos del yen y la debilidad de la divisa serán unos de los factores que afecten al calendario de su próxima subida de tipos de interés, cuestión que hasta ahora intentó soslayar, negando su dependencia a la hora de fijar la política monetaria. La debilidad de la moneda se ha convertido en un verdadero vía crucis al elevar el coste de la vida de los hogares, con las subidas del precio de la importación de alimentos y combustible. En consecuencia, el mercado espera subidas en julio, en parte para frenar la persistente caída. El reto al que se enfrenta es mayúsculo, dejar que el mercado eleve los tipos de interés a largo plazo, evitando al mismo tiempo una subida brusca de los rendimientos de los bonos; soplar y sorber al tiempo.

En cuanto a China la actividad de los servicios se aceleró en mayo a un ritmo más rápido en 10 meses y los niveles de empleo aumentaron por primera vez desde enero, según la encuesta del sector privado, lo que sugiere una recuperación sostenida en el segundo trimestre. El índice de gestores de compras PMI de servicios subía a 54,0 desde 52,5 en abril, expandiéndose por decimoséptimo mes consecutivo y creciendo al ritmo más rápido desde julio de 2023. El PMI manufacturero también alcanzó un máximo de casi dos años. La cautela nos conduce a esperar a datos de las exportaciones, los préstamos bancarios y las ventas minoristas, que se publicarán próximamente y que darán pistas sobre la firmeza del crecimiento. En general, el solido arranque del primer trimestre, exceptuando algún puntual revés, se ve reflejado en la elevación de las previsiones tanto de Moody ́s como del FMI, a pesar de que la sombra del sector inmobiliario resulta muy alargada.

De los datos de PMI la actividad de las empresas de la eurozona marca máximos de un año. La aceleración del índice compuesto de gerentes de compra alcanzó los 52.2 puntos, desde los 51.7 de abril. En cuanto a servicios presenta 53.2 frente a 53.3 anterior y observamos una menor contracción del manufacturero, con un 47.3 tras el 45.7 del mes pasado. Destacan los analistas la solidez de la demanda, que respalda una mayor producción. En relación con la evolución de los precios pagados y de los precios cobrados se están atenuando, despejando el camino de la desinflación. Por países destaca el comportamiento desigual de Francia con contracción, aunque testimonial y el magnífico comportamiento patrio con 56.6 en el sector privado En línea de mejora está Alemania 52.4 e Italia 52.3.

La lectura final del PMI del Reino Unido por su parte ha sido mayor de la esperada, con el índice compuesto en 53 frente a 52.8 esperado y 52.8 anterior. Los servicios se situaron en 52.9 tal y como se esperaba y donde venia.

La sesión está resultando ligeramente alcista, aunque con rangos estrechos, con caídas de rentabilidad es la renta soberana y verde en la renta variable, con un ligero aplanamiento de la curva en el tramo del 5 a 10 años a la espera de la reunión de tipos de ECB de mañana y los datos de empleo del viernes de EE. UU.

Contamos también con datos de IPP. El interanual de abril es de -5.7%, menor del esperado -5.3%. El mensual llega a -1%, cuando las expectativas no superaban el -0.65%, aportando un dato más al argumentario del discurso que barruntamos.Las empresas privadas en los EE. UU. añadieron 152,000 trabajadores a sus nóminas en mayo de 2024, la cifra más baja en cuatro meses, y muy por debajo de las previsiones de 175,000 y una cifra revisada a la baja de 188,000 en abril. Los datos de empleo ADP nos devuelven un dato inferior a lo esperado. El sector de servicios añadió 149,000 empleos. El sector de bienes añadió 3,000 empleos y lidera la construcción +32,000, mientras que, tanto la manufactura -20,000, como los recursos naturales/minería, -9,000, perdieron. El crecimiento salarial se mantiene por tercer mes en 5%. El resultado es aparentemente sólido, pero con puntos de debilidad vinculados tanto a los productores, como a los consumidores. El banco central de Canadá sin salirse del guion establecido sitúa sus tipos a 4.75% desde el 5%