Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 29 de junio de 2017
Publicado en OPINION Miércoles, 05 de abril de 2017 00:00

La banca europea sufre un nuevo golpe reputacional con Banco Popular

Francisco López | El Popular ha hecho un enorme daño a la reputación del sector bancario español y europeo al reformular sus cuentas del pasado ejercicio sólo dos meses después de presentarlas públicamente.

 

Los inversores están penalizando en Bolsa a los valores bancarios, ya que la credibilidad del sector vuelve a estar en el disparadero.

 

Dicen que un garbanzo negro no estropea un cocido, pero el mercado vuelve a dudar de la salud del sector bancario europeo en su conjunto. De hecho, el lunes, coincidiendo con la crisis del Popular, la banca europea se desplomó un 2%, aunque todavía se apunta un 6% de ganancias en lo que va de año. Hay varios bufetes estadounidenses que preparan demandas colectivas contra el Popular.

 

No toda la culpa la tiene el banco que preside Emilio Saracho. Dicen los analistas que algunos inversores están recogiendo beneficios al final del trimestre, pero son muchos más los que no ven clara la situación del sector.

 

Tanto la EBA como el Mecanismo Único de Supervisión han insistido recientemente en que su prioridad es resolver el grave problema del gran número de activos improductivos del sistema. Pese al importante esfuerzo realizado por las entidades del área euro en esta materia en 2016, con una disminución de 54.000 millones de euros de los activos dudosos hasta situarse en un stock total de 921.000 millones de euros, en algunos países y, sobre todo, en ciertas entidades, queda un amplio camino por recorrer en materia de activos dudosos. Y es urgente buscar soluciones.

 

Entre las medidas que se pretenden tomar para intentar corregir el elevado nivel de activos improductivos está una mejora de la legislación, reforzando los procedimientos judiciales para una gestión más rápida y eficiente en materia de recuperaciones de préstamos, o impulsar medidas para que las entidades eleven la cobertura de los activos dudosos y mejoren los sistemas de gestión.

 

Sin embargo, los expertos consideran que la principal prioridad debe ser avanzar en la creación de un mercado secundario eficiente. Hasta ahora, dicho mercado para la venta de activos ha funcionado mal por la heterogeneidad de la definición de activos dudosos entre países; por la información asimétrica relativa a la solvencia del deudor, ya que las entidades bancarias y los prestatarios disponen de más información que los inversores, y por la falta de liquidez en los mercados.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.