Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 18 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 14 de junio de 2018 18:08

Draghi desata una oleada de compras en las bolsas europeas

Felipe López- Gálvez (SelfBank) | En una sesión que comenzaba con caídas generalizadas en el Viejo Continente, el comunicado y posterior discurso de Mario Draghi ha supuesto un verdadero punto de inflexión. Una vez más ha quedado demostrado la influencia de los bancos centrales en los mercados financieros.

 

 

Las bolsas europeas han girado del rojo al verde a mediodía, con repuntes de entre el 1% y el 2% en índices como el DAX alemán o el CAC francés y un Ibex algo más rezagado como consecuencia del elevado peso del sector financiero dentro del índice. El selectivo español ha sumado un 0,59% que le ha llevado a cerrar en los 9.957 puntos. De entre los principales índices europeos, es el único que cae desde enero, cuando partió de los 10.043 puntos.

 

El discurso de Draghi ha cumplido más o menos con las expectativas pero sí es cierto que le ha sabido a poco a los que esperaban un mensaje más claro sobre una subida de tipos en 2019. Se ha limitado a decir que esta subida podría producirse a partir del próximo verano siempre y cuando la inflación lo permita. En relación a la actualización de su cuadro macro ha revisado a la baja la previsión de PIB desde el 2,4% hasta el 2,1% y al alza la de IPC desde el 1,4% al 1,7%.

 

Este aplazamiento del proceso de subida de tipos ha generado una serie de reacciones, entre las que destaca la compra de acciones y bonos por parte de los inversores, y un importante debilitamiento del euro, que ha pasado en unos minutos de cotizar en el 1,185 frente al dólar, a hacerlo a al 1,164.

 

El otro gran mensaje que ha dejado el comunicado de Draghi es la retirada de su programa de estímulos a partir de finales de 2018. Reducirá el ritmo de compra de bonos hasta los 15.000 Mn€ en cada uno de los tres meses finales del año, de manera que ya ‘solo’ le quedan por comprar 135.000 Mn€ entre julio y diciembre. De esta manera, cerrará un capítulo histórico en la gestión de la política monetaria de la zona euro. Ha recordado, como era previsible, que los vencimientos de la deuda que tiene en balance los seguirá reinvirtiendo durante un periodo prolongado de tiempo.

 

La falta de determinación sobre la fecha en la que comenzará a subir tipos desde el 0% actual ha dejado un tanto desconcertado a los bancos. De hecho, dentro del Ibex han sido los bancos domésticos (Bankia, Bankinter, Caixabank y Sabadell) los más penalizados con descensos que han rondado el -2%. En el caso de BBVA y Santander las palabras de Mario Draghi han sido menos dolorosas ya que al fin y al cabo, la caída del euro sí les favorece. De este modo, BBVA ha cerrado con una ligera caída del -0,10% y Santander incluso ha sumado un 0,34%.

 

Todo lo contario le ha ocurrido a las empresas a las que no conviene en absoluto que suban tipos debido a su perfil de deuda. Este es el ejemplo de las eléctricas (Iberdrola y Gas Natural han subido un 2% hoy), las constructoras (ACS y Ferrovial +1,50%) y la mismísima Telefónica (+1,30% hoy). El valor más alcista ha sido DIA (+5,02%), que ya venía despuntando desde la apertura.

 

Como decíamos, en renta fija la compra de bonos ha generado un descenso de las rentabilidades. El bono español ha pasado de ofrecer un 1,42% a un 1,35% y el alemán ha registrado un movimiento similar, de manera que la prima de riesgo se ha mantenido en los 92 puntos básicos.