Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 18 de diciembre de 2017
Publicado en BANCO SANTANDER Miércoles, 09 de agosto de 2017 00:00

Santander da el primer paso para reducir la exposición inmobiliaria del Popular

Mari Pinardo | Banco Santander formalizaba esta semana un acuerdo con el fondo de capital riesgo Blackstone mediante el cual transfiere el 51% de la cartera de activos adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y el 100% del capital de Aliseda –compañía de servicios inmobiliarios– procedentes del recientemente adquirido Banco Popular.

 

La operación, que Banco Santander espera cerrar en el primer trimestre de 2018, se realizará a través de la creación de una sociedad a la que el Popular traspasará el negocio constituido por los activos dañados –con un valor bruto contable agregado de unos 30.000 millones de euros– y el capital de Aliseda –este capital de inmuebles, créditos y activos fiscales españoles se valora en unos 10.000 millones de euros–. La nueva compañía estará participada al 51% por el fondo americano y al 49% por el Banco Popular, siendo Blackstone el encargado de asumir la gestión del patrimonio.

 

La operación tendrá un impacto positivo en el capital CET1 ‘fully loaded’ de Banco Santander de 12 puntos básicos, que se sumarán a la recuperación de cinco puntos que se habrían consumido por la recompra del 51% de Aliseda llevada a cabo en junio.

 

Desde la entidad presidida por Ana Botín señalan que la valoración de los activos se encuentra “en línea” con el valor, incluyendo las provisiones y los saneamientos realizados en el balance de Popular tras la compra, de forma que “no genera plusvalía ni minusvalía material”.

 

Por su parte, las casas de análisis ven la operación totalmente esperada y positiva para la entidad.

 

Bankinter señala que Santander “reduce significativamente el riesgo inmobiliario, facilita la normalización de la tasa de mora –en torno a 3,55% frente al 5,37% tras la integración de Banco Popular– y mejora sus ratios de capital”. Además esperan tras la formalización de la transacción “una reacción positiva de la cotización del Banco”.

 

En Renta 4 apuntan que al deshacerse de estos activos Santander “reduce uno de los riesgos asociados a la integración de Popular” aunque mantiene aún el riesgo de los litigios de los antiguos accionistas del banco adquirido. Además puntualizan que “la liquidez –que no plusvalía– de la operación, unida a la liberación de capital comprometido en la actualidad con los RWA (activos por riesgo ponderado) de este segmento inmobiliario, se traducirá en una mejora del CET1 de unos 40 puntos básicos”.

 

Los expertos de ACF por su parte, que consideran también la operación positiva, recuerdan que el objetivo de Santander tras la compra era “reducir rápidamente la exposición inmobiliaria de Popular” con el objetivo de “comprimir los activos morosos a niveles poco relevantes en tres años”.

 

La acción

 

Bankinter mantiene la recomendación de Comprar con un Precio Objetivo de 6,90 euros. Renta 4 Sobrepondera los títulos con un Precio Objetivo de 6,18 euros/acción. Y ACF mantiene también la Compra con un Precio Objetivo de 6,10 euros/acción.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.