Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 21 de octubre de 2017
Publicado en IBERDROLA Jueves, 07 de septiembre de 2017 00:00

Iberdrola no quiere quedarse atrás en la concentración europea del sector

Bankinter | La compañía está analizando diferentes operaciones corporativas dentro del sector energético europeo. Algunas fuentes financieras apuntan que Iberdrola podría ser uno de los grupos interesados en lanzar una oferta por Innogy.

 

Esta compañía está valorada en 20.000 millones de euros y es el fruto de la segregación de negocios (spin off) que realizó el grupo alemán RWE con los activos de renovables, la red de distribución y la comercialización de energía. RWE sigue controlado el 70% de Innogy y busca busca obtener recursos con los que hacer frente a la enorme factura del apagón nuclear decretado en Alemania.

 

Tras los enormes cambios tecnológicos en el sector (apagón nuclear en Alemania, apuesta europea con las renovables, caída en desuso de centrales convencionales) el sector parece ahora encaminado a un mega-proceso de concentración a nivel europeo. En esta línea, antes del verano el mercado barajó una posible operación a tres bandas entre Engie (antes GDF Suez), RWE e Innogy. En esta potencial operación RWE entregaría a Engie sus acciones en Innogy a cambio de convertirse en uno de los principales accionistas del grupo francés. También hubo rumores sobre una posible fusión entre EDP y Gas Natural.

 

Por otro lado E.ON, que creó Uniper, su propia filial con activos segregados, también está buscando opciones, con el grupo finlandés Fortum como uno de los potenciales interesados. Cualquier movimiento corporativo de una gran eléctrica europea dentro de la UE, conllevaría inevitablemente la reacción del resto. Iberdrola es la segunda mayor empresa del sector con una capitalización bursátil de 43.000 millones de euros.

 

En estos momento el grupo está centrada en cumplir los objetivos de su Plan Estratégico 2016-20, que pasa por invertir 25.000 millones de euros en el periodo y conseguir un BNA de 3.500 millones de euros para 2020 (TAMI +6,7%). En principio, una potencial operación corporativa de este calado podría ser favorable para Iberdrola ya que permitiría obtener sinergias y una mayor capacidad para financiar el crecimiento. Sin embargo, deberíamos conocer primero los detalles de una potencial operación antes de dar una opinión con más claridad.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.