Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 22 de octubre de 2017
Publicado en NACIONAL Miércoles, 05 de abril de 2017 00:00

La Fed no desperdiciará ninguna oportunidad para normalizar la política monetaria en Estados Unidos

Intermoney | Las referencias de la jornada serán escasas pero importantes, pues en Estados Unidos coexistirán el ISM de servicios y la encuesta ADP de empleo (ambos de marzo) con la publicación de las actas del último encuentro de la Fed.

En esta ocasión, los indicadores y las mencionadas actas competirán en relevancia, dadas las referencias que todavía apuntan un desempeño discreto de la economía estadounidense durante el primer trimestre de 2017. Ello a pesar del desempeño algo mejor de lo esperado de la demanda externa, que se extraía de las últimas cifras de balanza comercial, o de los pedidos de fábrica que esbozaban un horizonte algo más favorable de cara a los próximos meses.

 

La cuestión es que las anteriores noticias de sesgo positivo deben luchar contra el comportamiento de los inventarios. En 2016, éstos restaron casi -1,5 p.p al PIB durante la primera mitad del año y, de momento, su aportación al crecimiento del primer trimestre de 2017 será bastante negativa, como apuntaban los últimos datos de dichos inventarios referentes a los bienes de capital excluyendo defensa y aeronaves. En términos trimestrales anualizados, pasaban de 28,4 mil millones de dólares en enero a 19,8 mil millones de dólares en febrero.

 

Ante este trasfondo, los datos estadounidenses cobran gran valor, empezando por las cifras de empleo ADP, las cuales moderarán de forma marcada después de su excelente evolución en febrero aunque seguirán manteniendo un dinámico comportamiento, como se desprendería de la existencia de 5,63 millones de puestos de trabajo vacantes en Estados Unidos y aspectos del calado del fuerte repunte de la componente de empleo del ISM manufacturero. En los últimos días, nos hemos mostrado preocupados por el desacople entre los indicadores adelantados y reales, lo cual no implica que debamos permanecer de espaldas a algunas de sus señales. No obstante, también reconocemos que citas como las de hoy tienen gran valor para comprobar hasta qué punto debemos ser prudentes con lo indicado por los consabidos indicadores adelantados.

 

Sin embargo, es cierto que algunos miembros de la Fed hablan de desviación temporal de la actividad o problemas en el ajuste estacional de las cifras del primer trimestre de 2017, lo cual nos recuerda que todavía hacen falta síntomas más reseñables de debilidad antes de que surja una inquietud relevante dentro y fuera de los mercados en Estados Unidos. Así, los inversores aun “comprarán” los niveles sólidos del ISM estadounidense de servicios en el día de hoy, a pesar de moderar ligeramente en línea con la debilidad del consumo de las familias durante los dos primeros meses del año. De momento, resulta muy significativo que, aunque el desarrollo de espacios comerciales haya caído hasta mínimos de 6 años, la superficie vacante en los centros comerciales de Estados Unidos se estabilizaba en el 9,9% en el primer trimestre de 2017 y las rentas efectivas subían sólo un 0,4%. La realidad es que el fuerte crecimiento del comercio electrónico distorsiona estos números, aunque no deja de ser significativa su coincidencia con los últimos datos débiles de consumo.

 

Mientras tanto, en lo concerniente a la política económica que está por venir en Estados Unidos y, sobre todo, a los estímulos, sólo tenemos buenas palabras. La nueva Secretaria de Transporte señalaba que el paquete legislativo para impulsar la inversión en infraestructuras, “probablemente”, estaría listo a finales de mayo. Asimismo, Trump volvía a recordar que el desmantelamiento de gran parte de la regulación Dodd-Frank continúa siendo una de sus prioridades, lo cual no es un buen punto de partida en la agenda desreguladora que pretende impulsar la economía al facilitar el retorno de los peligrosos excesos financieros del pasado.

 

De hecho, existen importantes motivos para mantener un marco regulatorio que redunde en la solidez del sistema financiero, línea en la que apuntaba el presidente de la Fed de Nueva York al recordar ciertos datos sensibles, el pasado lunes. Entre ellos, la elevada tasa de morosidad en los préstamos de estudios que aumentaba en el cuarto trimestre de 2016 hasta el 11,2% (vs. 7,1% deuda tarjetas de crédito) sobre una masa total de crédito de 1,3 billones de dólares en Estados Unidos, después de haber crecido cerca de un 170% desde 2006.

 

Sin embargo, en clave de la Reserva Federal, los mercados permanecerán más atentos a las actas del encuentro de marzo de la institución. Éstas vendrán a reforzar el ruido respecto a la disparidad de posicionamientos para llevar a cabo la estrategia de salida. Así, la progresividad defendida por Yellen y respaldada por los datos del primer trimestre de 2017 chocará con otros postulados más duros, si bien ello no evitará que cualquier decisión sobre el balance de la institución todavía tarde llegar y que, en IM, situemos esta posibilidad en septiembre.

 

En la anterior línea, creemos que incidirán las mencionadas actas de la institución al constatar que el debate sobre el balance todavía está en ciernes, aunque ya se haya discutido el cambio en la política de reinversión. Esto habría ocurrido a la sombra de un escenario económico que desde la Fed se considera acorde con sus objetivos, apuntando la institución la buena salud del mercado laboral y la confianza en la consecución de sus metas de inflación.

 

En líneas generales, el mensaje subyacente de la Fed será sencillo: no se desperdiciarán oportunidades para normalizar la política monetaria en Estados Unidos. Otra cuestión es que esto sea sinónimo de un proceso de salida más acelerado, lo cual está lejos de ser el escenario central como constataban las propias previsiones de tipos en el seno de la entidad. En definitiva, referencias importantes en la jornada pero que no marcarán un antes y después, reflejándose en movimientos comedidos de los mercados mientras que Europa se moverá al son estadounidense al conocerse sólo la ratificación del dinamismo de los PMI a lo largo de la UEM en marzo.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.