Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 24 de abril de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en Noticias Premium Martes, 16 de octubre de 2018 00:00

Cuando una larga campaña perjudica a la economía

Joan Tapia (Barcelona) | Un presidente del Ibex me decía en una reciente conversación que lo que más preocupa a los grandes empresarios –pese a que el 70% de ellos debe votar al PP– no es tanto el gobierno Sánchez como la sucesión de ejecutivos en minoría desde las elecciones del 2015. Un gobierno sin una mayoría parlamentaria detrás tiene dificultades para tomar decisiones serias que comporten cierta impopularidad. Y es además un factor de inestabilidad porque no puede fijar un marco claro para las iniciativas empresariales.

 

Añadía que lo peor era que el fenómeno podía convertirse en crónico. ¿Qué ganaríamos, se preguntaba, si tras el gobierno Rajoy y el gobierno Sánchez en minoría, nos encontráramos después de otro adelanto electoral –siempre un factor de perturbación– con otro gobierno en minoría, fuese del signo que fuese?

 

Lo cierto es que la práctica totalidad de las encuestas dice no solo que es imposible que un partido tenga la mayoría absoluta o se acerque a ella –eso parece cosa del pasado en España y en casi toda Europa por la fragmentación política– sino incluso que la suma del PP y C´s, o la de el PSOE más Podemos, la pudiera alcanzar.

 

Quizás el principal problema político de España en este momento –aparte del de Cataluña que se arrastra desde hace como mínimo ocho años y donde la fractura del independentismo podría abrir una perspectiva de cambio– es el de la combinación de un gobierno en minoría que tiene que sobrevivir en un clima de gran crispación y afrontar, al mismo tiempo, un ciclo electoral largo. En este contexto es difícil que tanto la desaceleración de la economía como los grandes problemas de fondo –la elevada deuda pública y la actitud de miope proteccionismo de gran parte de la sociedad, visible por ejemplo en la guerra del taxi– no solo no sean abordados, sino que resulten orillados porque pueden generar impopularidad y pérdida de votos.

 

PUEDE LEER EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA ZONA PREMIUM

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.