Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 25 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 13 de junio de 2019 08:00

China sigue predispuesta a estimular su economía: el PBoCh inyecta en el sistema 5,06 mm. $

Intermoney | A la espera de ir despejando los puntos de incertidumbre que condicionan el comportamiento de los mercados, el interés se depositará en cuestiones como las señales de debilidad procedentes de China que explican la proactividad de sus autoridades a la hora de aplicar estímulos. De hecho, como hemos apuntado en múltiples ocasiones, el gran objetivo es controlar el freno de la economía del gigante asiático.

 

 

Los efectos del endurecimiento de las tensiones comerciales serán visibles en indicadores como los pedidos o la producción industrial de mayo (sobre todo, de junio) del gigante asiático. No obstante, el comportamiento de las anteriores cuestiones está vinculado con riesgos globales de sobra conocidos y, aunque importantes, ya están presentes en los escenarios de los inversores. De forma que cobran mayor interés los indicadores que sirven para comprobar cuál es el momento de la demanda interna en China y los últimos datos conocidos generan cierta preocupación.

 

En mayo, las ventas de vehículos en China registraban su mayor caída de la historia al ceder un -16,4% a. Unas cifras que se encuentran distorsionadas por el efecto de cambios impositivos en el pasado y la aplicación de una nueva regulación de emisiones que, en algunas regiones, se ha adelantado a la fecha límite establecida por el gobierno central. El resultado ha sido un muy mal dato de ventas de vehículos, aunque los fabricantes esperan un punto de inflexión durante el verano debido a las últimas medidas tomadas: reducción del IVA aplicado a los coches, fin de la introducción de nuevas limitaciones a las compras de vehículos por parte de las autoridades locales y eliminación de las restricciones a los nuevos vehículos eléctricos.

 

Las anteriores medidas, al igual que el efecto escalón, pueden ayudar a embellecer las ventas de coches en China durante el verano, si bien estamos ante un futuro lleno de matices. Así que datos como el expuesto pueden sembrar las dudas respecto a la salud de la demanda interna de China, en un momento en el que el país sigue sufriendo el efecto de las tensiones comerciales.

 

En este contexto, los precios de producción moderaban sus avances hasta 0,6% a. en China durante el mes de mayo, destacando el deterioro de los avances de los precios de las manufacturas (+0,5% a.). Unas cifras que pueden interpretarse a la sombra de un escenario en el que las debilidades y los riesgos que sobrevuelan la demanda mundial no permiten a las empresas industriales de China subir precios. Asimismo, esta situación no es incompatible con la estabilidad de los avances de los precios de producción de los bienes de consumo (0,9% a.) o el repunte del IPC chino hasta 2,7% a. en mayo, pues ambos datos tienen un nexo común: los precios de los alimentos.

 

La inflación de dichos alimentos aceleraba hasta 7,7% a. como consecuencia del mal tiempo que afectó a la cosecha de frutas y la peste porcina que ha conllevado el encarecimiento de los precios del cerdo, así que en lo referente al IPC general chino estábamos ante un hecho excepcional que tampoco debe despreciarse. En China, los alimentos todavía representan una parte importante del gasto de muchos hogares y el avance de sus precios juega en contra de su renta disponible y, por tanto, de la demanda de otros productos. Una cuestión que encajaría con la moderación del IPC subyacente chino hasta 1,6% a. que, indirectamente, respaldaría un escenario de cierta debilidad en la demanda interna en el gigante asiático.

 

Las anteriores cuestiones se suman a otras más puntuales como la cancelación del lanzamiento del último modelo de portátil de Huawei, si bien todas ellas juegan a favor de la implementación de nuevos estímulos. En este campo seguirá teniendo un importante papel el banco central chino y, de hecho, ayer inyectó en el sistema 5,06 mm. $ mediante operaciones a 7 y 28 días, siendo en el segundo caso la primera desde el 18 de enero.

 

La anterior decisión se tomaba el mismo día en el que conocíamos unos nuevos préstamos en yuanes del mes de mayo que resultaban algo decepcionantes al situarse en 1.180 mm. CNY frente a los 1.300 mm. CNY esperados por el consenso de Bloomberg. Una decepción que debe ser relativizada, dado que el PBoCh no está dudando en alimentar la liquidez del sistema cuando estima necesario (el crecimiento de la M2 china se mantenía estable en 8,5% a.) y, en el conjunto de 2019 hasta mayo, los nuevos préstamos en yuanes se situaban en 8.005,8 mm. frente a los 7.189,3 mm. del año pasado.

 

Luego, a pesar de datos puntuales, la predisposición para estimular la economía china y la necesidad para hacerlo son reales y esto puede continuar sirviendo de triste consuelo para los mercados, si bien su fortaleza como apoyo puede evolucionar a la baja de no empezar a despejarse las incertidumbres que atenazan a los mercados. De momento, dicha incertidumbre se apoyará hoy en el descenso de la producción industrial en un -0,6% m. durante el mes de abril en la UEM.

 

El anterior dato será lo más destacado de la agenda macroeconómica de la sesión en ambos lados del Atlántico, pues las cifras industriales son el mejor termómetro del daño emanado de las tensiones comerciales. Desgraciadamente, las anteriores tensiones no serán las únicas que deberemos seguir de cerca en la UE, donde la información política en Reino Unido e Italia puede generar nuevos titulares.

 

En el caso británico, se procederá a la primera eliminación de candidatos conservadores a suceder a May en una carrera en la que Boris Johnson parte como favorito y lo hace rebajando su tono hacia el “Brexit” al apuntar que su objetivo “no es llegar a un final sin acuerdo”. Mientras tanto, a la sombra de la posible apertura a Italia del Proceso de Déficit Excesivo tan pronto como el 26 de junio, las autoridades transalpinas tratarán de seguir retrasando este hito hasta otoño.

 

En principio, las filtraciones conocidas apuntan que Italia querría poner en valor la mejora de sus ingresos fiscales en julio. Sin embargo, la realidad es que ante una Comisión Europea cuyo mandato finaliza en noviembre, realmente se busca alargar los tiempos para encontrar un ejecutivo comunitario más favorable para sus planteamientos acordes con el recorte de impuestos y el estímulo de la inversión. Un extremo que parece complicado ya que, con el menor ruido posible, la Comisión seguirá dando pasos coercitivos como así apuntaban las últimas declaraciones del comisario Moscovici.

 

Por último, en Estados Unidos, las noticias en clave comercial seguirán centrando la atención junto a la continuidad de las presiones políticas sobre la Fed. Respecto a las primeras, la amenaza de sanciones por parte de Trump con el fin de obstaculizar el gaseoducto Nord Stream 2, que alimentaría de gas ruso a Alemania, volverá a alimentar la inquietud.

 

En suma, continuaremos ante un escenario presidido por los riesgos y los endebles equilibrios en el que, aunque la situación de fondo se pone de lado de la negatividad, lo cierto es que las noticias que puedan traducirse en estímulos monetarios o de otra índole pueden jugar a favor.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.