Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 15 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Lunes, 16 de abril de 2018 08:30

BCE: demasiado fácil demasiado tiempo

Javier Arce | Hace ahora ocho años, en abril de 2010, con la crisis en todo su apogeo, el Banco Central Europeo prestó a las entidades financieras del Eurosistema 518.251 millones de euros (74.603 de ellos a la banca española, que en aquel momento tenía completamente cerradas otras vías de financiación. Mientras, el Gobierno hablaba de “brotes verdes”).

 

 

EL BCE practicaba ya el “riego por inundación” porque el interbancario intraeuropeo se había secado, no se cruzaban operaciones transfronterizas –menos aún con los países del Sur– y la unión monetaria estaba rota.

 

Así que el BCE inyectaba liquidez y las entidades acudían en tropel a las subastas. Pero como no prestaban –ni a clientes ni entre si– esa liquidez se acumulaba, para asegurar que podrían hacer frente a sus propios vencimientos. De modo que en mayo de 2010, un mes después de esa inyección de medio billón de euros, las entidades del Eurosistema habían vuelto al BCE para dejar en su caja, en la llamada facilidad marginal de depósito, 316.163 millones… El 7 de junio la cifra era aún mayor: 350.000 millones. ¿Cómo no? El BCE garantizaba la devolución y pagaba por esos depósitos un 0,25%. No había lugar más seguro y que ofreciera mejor rentabilidad. Así las cosas, diversos analistas comenzaron a sugerir al BCE que siguiera el camino iniciado un año antes por el Banco de Suecia, que ante un problema similar optó por penalizar la facilidad marginal de depósito, con un -0,25.

 

Tres años después, miembros del BCE –como el austríaco Nowotny– hicieron suya la idea y al poco también el Banco Central Europeo (11 de junio de 2014) comenzó a cobrar (-0,10%) por esos depósitos… Esta semana, Nowotny plantea de nuevo el problema. Y no es de extrañar: ocho años después el BCE cobra (-0,40%) por los depósitos que la banca deja allí depositados…que se han multiplicado por dos, hasta 690.000 millones.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.