Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 18 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en Noticias Premium Miércoles, 20 de junio de 2018 08:00

Vivienda: un mercado desequilibrado

Raimundo Poveda | Subidas del 7% en Madrid y Barcelona son compatibles con el estancamiento de precios en el resto de España e incluso con la caída, que continúa en cinco comunidades autónomas. Y las 45.000 ventas al mes del año pasado palidecen frente a las 75.000 de los años 2004-7. No tiene sentido hablar de burbuja. 

 

Aún está vivo el recuerdo de lo sucedido en el sector de la construcción durante el pasado ciclo económico, de tan duro final. Por eso la subida de los precios de compra y alquiler de pisos iniciada en 2017 preocupa. Se habla de una nueva burbuja. Si la hay, es una burbuja muy diferente. La que tocó techo hace diez años supuso, además de subidas de precios, un insostenible aumento de la construcción, con enormes distorsiones laborales, demográficas, fiscales y bancarias, cuyas secuelas no están totalmente resueltas. Esto, por el momento, no se ve.

 

Situación actual del mercado 

En 2017 los precios del metro cuadrado de vivienda empezaron a repuntar, con tasas de crecimiento en torno al 3 o 4% (hay varios indicadores donde escoger). Esas tasas son solo una cuarta parte de las registradas en los momentos de mayor aceleración de la anterior burbuja (2004-2005). Un poco antes los alquileres, que en el ciclo precedente no habían dado que hablar, empezaron su propia subida, que discurre a un ritmo más vivo; hay quien habla de burbuja del alquiler. Alguna liberalización reciente en la política de vivienda puede colaborar a esta subida; está produciendo sus efectos en el peor momento. En ambos casos, compra y alquiler, hay grandes diferencias entre localidades: los fuertes aumentos de Madrid, Barcelona, y otras ciudades (del orden del 7% en precios y bastante más, parece ser, en alquileres) son compatibles con estancamientos en el resto del país, e incluso con retrocesos en cinco comunidades autónomas.

 

Aumenta la actividad en la compraventa de viviendas. Las cuarenta y cinco mil transacciones mensuales del año pasado son un progreso sobre las treinta mil de los años valle 2010-2014, aunque palidecen ante las setenta y cinco mil de los años punta 2004-2007.

 

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO ACCEDA A LA ZONA PREMIUM

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.