Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 24 de agosto de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Lunes, 08 de abril de 2019 00:00

El final del rally orquestado por los bancos centrales y la reactivación del crecimiento requiere cautela táctica

B. Melman (EdRAM) | Los mercados de renta variable y de bonos han experimentado un impresionante repunte desde enero; lo que es igualmente impresionante es que esto se ha logrado prácticamente sin cambios en los fundamentales y los flujos de fondos.

 

 

La corrección en el cuarto trimestre se debió a la actuación de los bancos centrales, lo mismo que la rápida recuperación observada en las últimas semanas

 

Los bancos centrales han cambiado de marcha indiscutiblemente. La Reserva Federal pronto dejará de reducir su balance y ya no espera subir los tipos este año, aunque todavía hay un interrogante sobre una última subida en 2020. Al igual que la Reserva Federal, el BCE ha descartado cualquier endurecimiento de sus políticas este año y presentará su nuevo TLTRO para los bancos a partir de septiembre en un esfuerzo por estimular el crecimiento. Las condiciones del TLTRO, que previsiblemente serán más estrictas que antes, se anunciarán en junio. El banco también está considerando medidas para limitar el daño causado a los bancos por los tipos negativos. Los bancos centrales están enviando una señal mucho más favorable a los inversores para reducir la tensión y, por lo tanto, la volatilidad.

 

Aún así, no han vuelto a su anterior postura acomodaticia aunque ahora estén más cómodos, lo que sugiere que el rally que han orquestado solo puede alcanzar cierto nivel. Después de todo, los inversores estadounidenses todavía pueden ganar un 2,6% con los certificados de depósito a tres meses, un rendimiento atractivo que ofrece una solución alternativa en caso de que aumente la incertidumbre.

 

Los datos económicos siguen siendo volátiles. Incluso en los Estados Unidos, donde la visibilidad económica sigue siendo positiva, algunas estadísticas han registrado recientemente fuertes caídas.

 

La inversión en la parte corta de la curva de tipos de Estados Unidos y la presión a la baja sobre los márgenes de las empresas son los primeros indicios de fin de ciclo que podrían preocupar a los inversores.

 

La liquidez del mercado está sobre la media y, una vez más, existen importantes posiciones cortas en contratos de volatilidad VIX.

 

Como esto podría significar el comienzo de un estado de ánimo más vacilante en los mercados, creemos que tiene sentido reducir un poco el riesgo de cartera. En consecuencia, hemos reducido la exposición a la renta variable y ahora estamos ligeramente infraponderados. Dicho esto, se trata de una visión a corto plazo y consideramos que las perspectivas a largo plazo siguen siendo optimistas. Esperamos ver una recuperación gradual en China que sustente las economías europeas y disipe lo que, en nuestra opinión, es ahora una visión excesivamente pesimista. Pero entre el final del rally orquestado por los bancos centrales y el comienzo de una reactivación sincronizada del crecimiento mundial, se requiere cautela táctica. 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.