Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 21 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en Noticias Premium Viernes, 01 de abril de 2016 09:00

Dinero en negativo

Juan Pedro Marín Arrese | También Japón se ha apuntado a los tipos en negativo en un intento de estimular la inversión, el consumo, y acabar con esa exagerada aversión al riesgo que mantiene la economía mundial al ralentí.... Al tiempo, claro, que se deprecia el yen.

 

Está de moda en el selecto club de los banqueros centrales jugar con la idea de tipos de interés negativos. Un supuesto tan radicalmente contrario a la lógica financiera que el propio Keynes descartó como algo imposible. No en balde su teoría de la trampa de liquidez reposaba sobre un equilibrio del precio del dinero por debajo de cero. Cobrar por los fondos que te presten se antojaba hasta hace poco una absoluta extravagancia. Ahora que esta práctica se encuentra extendida, ha adquirido plena respetabilidad tomándose muy en serio. Constatemos que cerca del 30% de los principales soberanos cotizan ya a rendimiento negativo, mientras más de un 60% se mueve en cotas inferiores a un 1%.

 

Afán de manipular

 

El banco central sueco se erigió en abanderado de la nueva tendencia, para evitar la excesiva apreciación de su moneda frente al euro. Al carro se han sumado el danés y suizo, amén del BCE y, recientemente, el japones. Hasta Janet Yellen ha confesado abiertamente que se trata de una opción bajo estudio. En la mayoría de los casos, la estrategia responde a un afán de manipular, pese a los desmentidos, el tipo de cambio. Pretensión que sólo puede funcionar si no todos se apuntan al invento. Ha bastado, por ejemplo, el deterioro en las perspectivas y la probable rebaja adicional de tipos en la zona euro para elevar en flecha la cotización del yen tras una corta fase de ajuste. También resulta necesario que tamañas incursiones en lo desconocido se toleren por quienes ostentan mando en plaza. No resulta así fácil que Japón pueda impunemente operar muchas más vueltas de tuerca, ante el riesgo de desatar una guerra abierta de divisas en el continente asiático.

 

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO PUEDE ACCEDER A LA ZONA PREMIUM

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.