Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 07 de agosto de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Lunes, 13 de julio de 2020 00:00

En una recesión el suelo de la Bolsa es muy coincidente con el mínimo de la producción industrial

M&G Valores | La intensidad de la recesión causada por el coronavirus ha ido de la mano de su brevedad. Cuando hablamos de que la economía española caerá un 10,9% en 2020 no significa que vayamos a estar en recesión durante todo el año. Si analizamos el crecimiento por trimestres veríamos que vamos a registrar tasas negativas sólo en los dos primeros trimestres del año mientras que en el tercer y cuarto trimestre el PIB va a registrar crecimiento.

 

Incluso su pudiéramos analizar el PIB en base mensual veríamos que la recesión ha durado sólo dos meses, marzo y abril, y a partir de mayo ya se registrarían tasas de crecimiento intermensuales positivas.

 

 

En una recesión, el suelo de la Bolsa es muy coincidente con el mínimo de la producción industrial. Durante la fase de crecimiento de la economía la Bolsa a veces responde a las fases de aceleración/desaceleración de los indicadores económicos, pero la correlación no es demasiado alta entre ambos. En las recesiones, en cambio, la Bolsa es muy sensible a las señales de giro de indicadores como la producción industrial. A su vez, la gran sensibilidad al ciclo de la industria hace que su comportamiento durante una recesión sea bastante indicativo del inicio y, sobre todo, del final de la misma. En el gráfico anterior vemos el ejemplo de la Gran Recesión de 2008-09 y cómo el suelo de la Bolsa fue muy coincidente con el inicio de la recuperación de la producción industrial. En este sentido el repunte de la actividad industrial en el mes de mayo es un factor que añade confianza a que el rebote de la bolsa desde el mes de mayo es, efectivamente, el inicio de un nuevo ciclo alcista bursátil al menos hasta que se vislumbre una próxima recesión que, en condiciones normales, debería tardar algunos años en llegar.

 

Expresada en tasa interanual la contracción de la producción industrial ha empezado a reducirse en mayo, aunque está lejos de llegar al nivel cero que implicaría recuperar el nivel previo a la crisis.

 

 

Los índices de confianza empresarial como el IFO alemán también apoyan la idea de un suelo en la economía y la Bolsa. Su relación durante las fases de crecimiento es más difícil de interpretar, pero en una recesión intensa los suelos son coincidentes e inequívocos casi siempre.

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.