Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 14 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Martes, 16 de julio de 2019 08:58

La inversión china en España se desploma

Baker McKenzie | La inversión china en España se reduce drásticamente en el primer semestre de 2019, alcanzando la modesta cifra de 10 millones de dólares, según se desprende del estudio publicado por Baker McKenzie.

 

 

Comparando estos datos con el primer semestre de 2018 –donde las compañías chinas invirtieron por valor de 1.100 millones de dólares en nuestro país– se aprecia la influencia que han tenido los controles de capital establecidos por la administración de Pekín junto a las tensiones macroeconómicas globales y al progresivo aumento del control político y regulatorio en los países receptores de inversiones. 


 

 

Después de un fuerte comienzo en 2019, impulsado principalmente por el cierre de dos grandes transacciones, ya anunciados en 2018 (Shandong Ruyi-Lycra y Anta-Amer), la actividad se estabilizó rápidamente tanto en Europa como en Norteamérica. Durante los primeros seis meses de 2019, las inversiones por parte de compañías chinas contabilizaron 12.300 millones de dólares en transacciones completadas en Europa y Norteamérica: 3.300 millones en Norteamérica y 9.000 millones en Europa. En comparación con otros años, el estudio de Baker McKenzie señala que la inversión china alcanzó su apogeo en Europa en el primer semestre de 2017 con 53.900 millones de dólares y en Norteamérica en el segundo semestre de 2016 con 28.400 millones de dólares respectivamente.

 

En palabras de Maite Díez, socia de M&A de Baker McKenzie, "los principales motivos del descenso de operaciones de inversores chinos son los controles de capital establecidos por el gobierno de Pekín, las tensiones comerciales con Estados Unidos y el progresivo endurecimiento del escrutinio sobre las inversiones chinas en los principales países receptores. No obstante que la inversión en Europa sea tres veces mayor que en Norteamérica muestra que los inversores chinos aprecian la calidad de los activos empresariales europeos y consideran que las sinergias son adecuadas para sus empresas, aunque el aumento de las restricciones regulatorias en relación con las inversiones extranjeras en determinados activos les hace ser más cautos a la hora de llevar a cabo transacciones en volúmenes similares a años anteriores". América del Norte y Europa no son las únicas regiones que han sufrido una disminución de la inversión china. La inversión global por parte de compañías radicadas en China se redujo aún más en el primer semestre de 2019, disminuyendo un 60% (hasta los 20.000 millones de dólares) las transacciones globales de M&A anunciadas recientemente por empresas chinas.

 

Características de los inversores, valor medio por operación y transacciones más relevantes

 

Los citados controles de capital establecidos en China han provocado que las empresas estatales renuncien a invertir en el extranjero: su actividad en Europa y Norteamérica ha disminuido significativamente, como muestra que las empresas privadas representen el 94% de la inversión combinada proveniente de China en ambas regiones. En Europa, la participación de las compañías estatales en la inversión total ha disminuido a niveles del 6%, tras haber representado más de la mitad de toda la inversión china durante los últimos cinco años.

 

Respecto al valor de las operaciones, el valor medio por transacción en América del Norte todavía está muy por debajo del promedio anterior al auge de 2015-16, con operaciones por valor medio de 35 millones de dólares en 2019 y 29 millones en 2018, apenas un tercio del valor medio por operación que se alcanzó en 2015, que era de 90 millones de dólares. El valor medio de las transacciones en Europa fue de 143 millones de dólares en el primer semestre de 2019, valores similares a la media de 149 millones de dólares por operación alcanzado en 2015.

 

Las mayores operaciones anunciadas durante el primer semestre de 2019 en Europa fueron la adquisición por parte de Anta de la empresa de artículos deportivos de Finlandia Amer (valorada en 5.200 millones de dólares, la mayor inversión china del año hasta la fecha), la adquisición por parte de Evergrande del 51% del fabricante sueco de automóviles eléctricos NEVS (por valor de 930 millones de dólares), la compra realizada por Ant Financial de la compañía de pagos del Reino Unido WorldFirst (700 millones de dólares) y la adquisición llevada a cabo por Haier de la compañía italiana de electrodomésticos Candy (por 547 millones de dólares). Estos datos señalan que los países nórdicos son los únicos con aumento en los niveles de actividad inversora por parte de China, ya que –tanto en Finlandia como en Suecia– se han anunciado las operaciones más relevantes. Francia y Alemania, por su parte, notaron de manera significativa la reducción de la inversión china que disminuye en un 97% y en un 75% respectivamente en términos de valor. Analizando los sectores más activos en términos de recepción de inversiones, los productos y servicios de consumo y la industria automotriz representaron tres cuartas partes del valor total por operación, tanto en Europa como en América del Norte.

 

Perspectivas poco halagüeñas

 

Las perspectivas del estudio para el segundo semestre del año no son muy optimistas. Es probable que la inversión china en Europa y Norteamérica se mantenga en los bajos niveles actuales, sin que se prevea un cambio importante para los próximos meses. En junio de 2019, los analistas solo registraron 4.600 millones de dólares de transacciones de M&A anunciadas en Norteamérica y 2.000 millones de dólares en Europa. Respecto a las perspectivas para los próximos meses, Maite Diez, socia de M&A de Baker McKenzie, concluye apuntando que "cualquier endurecimiento de los controles de capital por parte del gobierno chino tendría un impacto muy relevante en las futuras inversiones hacia el exterior y esto provoca un aumento de la precaución por parte del inversor chino, que evita transacciones potencialmente delicadas. No podemos olvidar que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China pueden ir en aumento y también habrá que observar de cerca los criterios que establezca la UE –y la nueva Comisión Europea una vez eche a andar en otoño– respecto a la inversión por parte de empresas estatales chinas en suelo europeo. Todo ello provoca que, a corto plazo, veamos complicado volver a los volúmenes de inversión directa proveniente de China alcanzados en el pasado".  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.